Archive for the ‘Curiosidades’ Category

FÁBULAS PARA UNA CRISIS (2)

25 marzo 2013

.

5.- La lengua de los siete reinos.

 

Después de muchos siglos de confusión, los siete reinos unidos de XI PAN habían unificado  también el lenguaje –aun conservando en cada región las lenguas y dialectos ancestrales, como un patrimonio altamente estimable- de tal manera que hasta los últimos rincones se extendía la comprensión de las ideas. Esto supuso una gran tranquilidad para el pueblo y un éxito para el comercio y el intercambio material e inmaterial entre las gentes. Los siete reinos pudieron abrir parte de sus fronteras para que los extranjeros, debidamente controlados, pudieran aportar mano de obra y riquezas.  Un reducto de la montaña conservaba su antiquísima lengua, apenas útil para la vida común, ni siquiera entre sus oriundos, pero muy apreciada por los eruditos. Otras regiones mantenían, con el beneplácito del Consejo de los siete reinos, la lengua tradicionalmente hablada, en convivencia con la común. Las lenguas y dialectos se estimaban en grado sumo, apreciándose como tesoros de la tradición de los reinos.

Un día, BU-JO-LÍ, resentido porque no obtuvo la flor natural en el certamen del príncipe heredero, propuso una rebelión a sus vasallos de KI-LÚ.

-Construyamos una torre que llegue hasta el cielo con todas las palabras de nuestra lengua. Y que sólo se hable ésta, despreciando la de esos estúpidos reinos que no me dan lo que merezco. ¡Qué príncipe es éste que a otros y no a mí favorece!

Y así lo hicieron, porque a veces la locura no es exclusiva de uno solo, y se contagia como la peste cuando se atizan sentimientos manipulados.

Desde entonces, creada una muralla alrededor de KI-LÚ, los viajeros la rodean. Niños y ancianos les gritan, desde el adarve de las almenas: ¡Entrad, entrad! Y lo hacen en su lengua, que es limpia y clara como un vaso de agua fresca, pero nadie la comprende. Y los jóvenes han emigrado a regiones extrañas, donde tienen necesariamente que hablar otras lenguas.

-¡Pero nunca la de XI-PAN! Vociferan en los reductos del dictador.

 

 

Discursos recopilados de Pu-Wei.

La confusión de las lenguas.

Vuela en alta vanagloria y cae al suelo hecho escoria.

Anuncios

FÁBULAS PARA UNA CRISIS. (Primera parte).

23 marzo 2013

.

FÁBULAS DEL REINO DE  XI-PAN-YÁ

西班牙 王國 的寓言  故事

西班牙: España o XIPANYA

聯合    王國: reino o del reino

寓言: fábulas

Por LAO-MA-DAO

Sinólogo. Master en lengua HAN por una I.U. of BEI-JING  (不存在  大學  北京) (Una inexistente universidad de Pekín).

Transcripción: Amador García-Carrasco.

Adaptación libre y parcial de la selección de Wei Chin-chi, versión francesa de A. Laurent, Adiax, Buenos Aires, 1.979.

Un elogio,

una censura. Es igual

de estimable

o no.

Lo único que diferencia el mundo

es el tipo de sueño

que se sueña.

FÁBULAS (CHINAS) PARA UNA CRISIS

A modo de introducción (suave).

En su Hawthorne, Borges desprecia la alegoría. Tal vez ignoraba el carácter de su propia obra. Las fábulas son, para algún intelectual, chácharas plebeyas que deben menospreciarse. Es uno de los motivos, si no el mayor o único, de que me guste leerlas y disfrutarlas. Para mí, una fábula es un arquetipo. Del modelo cabe hacer copia, o deformarlo. Como las parábolas. Como en el arte. Hablar claro puede ser hacerlo  mediante imágenes y espejos.

Tropecé en la biblioteca de mi abuelo con un librillo de fábulas: estaba en el suelo, víctima de un toque de plumero vengador, junto a un botoncito de marfil que había pertenecido al traje de una gheisa diminuta que lo acompañaba. No era extraño que la limpieza del lugar produjera esos desperfectos. Mi abuelo decía que los libros se limpian solos, leyéndolos, y que los adornos en las estanterías, por mucho que realzasen la decoración, eran más bien estorbos. Y encima ucrónicos, como en el caso del libro de ZongHuó y la bella de JiPen.

Siguiendo su pauta,  lo leí en un santiamén. Al hacerlo me parecía ver imágenes no demasiado antiguas. Personajes que, como  siempre en la lección del fabulador, recuerdan mucho el aire de la actualidad, aquel que sopló el burro flautista en el prado de Samaniego.

Las copio tal cual. No puedo dar título ni copyright, si lo tiene o lo tuvo,  porque al opúsculo le faltan las tapas, y posiblemente una docena de hojas, unas al comienzo, otras al final, de modo que esto es lo que hay. Rebusqué por la zona, y hallé cosas de empaque, como la Pseudodoxia epidémica, de Browne, en la edición de Wilkin de 1.835, que ojeé sin entender una palabra, con la pretensión de que algo de su exótica ciencia se me pegase. Como dicen que sucede con el aire del campo, que te da salud a pesar de los bichos y del tufillo, y es que, como dijo Hipócrates, todo lo amargo sana.

Amargas pueden parecer alguna de las píldoras que las tradiciones chinas, con estas fabulillas, nos hacen deglutir, de modo que es de esperar que mejoren nuestra deteriorada salud de viejos occidentales, con los imperios quebrados, hablando del sexo de los ángeles y de la prima   de riesgo, mientras los bárbaros toman Roma y asaltan Bizancio.

Después de entrar en reedición, algún alma descarriada mangó el original, o sea lo sustrajo del lugar donde el editor lo había colocado para devolvérmelo. No sé qué pensar. Me habría gustado conservarlo, y sobre todo confrontar el que ahora tienes en tus manos con el otro, pues me temo que ha habido alguna manipulación. No importa. Si alguien ha sido capaz de adaptar un guión antiguo, reconozcamos su mérito, siempre que él reconozca su tributo. Aunque sea anónimamente, como la oración de la viuda frente a la ostentación del fariseo. Centón real o simulado, aquí lo tienes.

¡Ah! Se me olvidaba. Esta es una obra antigua. Cualquier parecido con la realidad, o sea con la actualidad, es mera coincidencia.

1.-  Unos duques corruptos declaran una guerra inoportuna y tras perderla siguen en el poder.

XI PAN, un reino, antes belicoso, había logrado la paz, tras muchos años de esfuerzo y de contiendas. Todos parecían ya satisfechos, pues si bien el fruto de la paz no es igualmente dulce, según quién lo toma, de cuál de sus árboles y en qué momento, resulta siempre mejor que cualquier otro. En especial que el fruto podrido de la guerra.

Indignos de los frutos de la paz, algunos privilegiados intrigaban, primero oscuramente, luego a plena luz, porque es más permisivo el gobierno que ha sufrido penurias y quiere la concordia que el que ambiciona conquistas y anula la libertad. Y de eso se aprovechaban los duques de la región este del reino, una de las más prósperas, porque más rico era su territorio, más hábiles su artesanos y más prebendas y ayudas recibían, en parte por sus méritos, en parte por el hábil juego de las conspiraciones palaciegas.

Finalmente, el duque de PÙ unió sus mesnadas al duque de MÁ, los más poderosos y ricos, con riqueza y poder obtenida de tantos años de paz fructífera buen bien aprovechada en propio beneficio y plantearon un ultimátum al rey  KA LÓ, electo por la mayoría del pueblo. Éste, un soberano sensato y que en modo alguno deseaba una nueva guerra, preguntó a sus consejeros.

-¿Qué razones, si las hay, esgrimen PÙ y MÁ, mis duques del este, para rebelarse?

El Consejo respondió unánimemente, con serenidad. Tampoco ninguno de sus componentes, excepto los duques rebeldes, quería  la guerra. Muchos habían conocido las heridas que causa. Y los más jóvenes, nacidos ya en la paz, si bien las ignoraban, vivían demasiado bien como para ponerlas en riesgo. Uno de ellos dijo:

-No son razones. Son intereses. No puede haber razón para romper la paz, sólo la agresión si no puede repararse de otra forma.

-Esperaremos entonces la agresión –dijo el rey. Entretanto, confiemos en el buen juicio de los duques rebeldes, y que les retorne la cordura.

-¡Pero Majestad! ¡Continúan pidiendo oro y prebendas! ¡Con ellas se armarán y fortalecerán sus mesnadas para combatiros!

El rey alzó la mano.

-Será para combatirse a sí mismos, entonces. Porque yo no les atacaré. Seguid enviando lo que pidan, y junto con esas remesas enviadles mensajeros de paz. Me entristecería que sólo buscasen el interés, un poder más allá de lo razonable.

Y así se hizo. Los duques y cada vez más numerosas mesnadas, bien nutridas con el oro del reino y el propio, continuaban atizando el fuego de la discordia. A ellos se unieron los enemigos tradicionales de la unión del reino de XI PAN.

-¡Nos tratan con injusticia! ¡Separémonos de este reino infame que nos tortura y menosprecia!

A decir verdad, ni los propios cronistas entendían estos alegatos, pero continuaban adulando a los poderosos duques, PÙ y MÁ. Claro que eran excelentemente retribuidos por sus servicios, entre los que se encontraban los de difamar a los jerarcas del reino, tildándolos de enemigos de su pueblo, sus costumbres, sus tradiciones y su lengua.

Un miembro del Consejo, no adicto a los duques rebeldes, afirmó que ninguna de las causas de la rebelión era real, y que tal vez por ello mismo fueran más peligrosas. El Consejo así se lo hizo ver al monarca.

-Prefiero equivocarme. ¿Sería entendida mejor mi espada que mi razón? ¿Utilizaré mis brazos para golpear o para abrazar? Es parte del reino, y muchos de sus habitantes, estoy seguro, son razonables y sensatos. No comulgan con las ideas injuriosas de sus líderes, que parecen haber enloquecido. Esperad. Todo volverá a su cauce.

Pero se equivocaba. Tras un plan conjunto con fuerzas mercenarias y guerrilleros fuera de la ley, los duques enviaron sus mesnadas  para atacar puntos vulnerables y urdieron el asesinato del rey y de su primer ministro, comprando a los eunucos de palacio. La conjura estuvo a punto de tener éxito, pero el hijo mayor del rey y su heredero, que había establecido una red de espías, abortó la maniobra. Los duques rebeldes, PÙ y MÁ, con sus familiares y acólitos, aguardaban en seguro las noticias de la guerra. Pronto las conocieron de cerca, ya que su propia gente se rebeló, al descubrir enormes riquezas en los sótanos de sus palacios, tesoros robados al pueblo con una interesada y corrupta administración.

Cuando iban a colgarlos llegó el indulto real.

Los duques convencieron a todos, con nuevas mentiras, de que estaban arrepentidos, y que las riquezas ocultas eran una reserva para tiempos de crisis. Como era el caso, no tuvieron más remedio que repartirlas entre la gente, que ignoraba, e ignora aún, la magnitud de lo que habían acumulado en decenios de rapiña.

Al Consejo llegó, meses después, la petición de ayuda de los ducados rebeldes, ya sometidos.

-¿No queríais todo para vosotros y no dar nada a los demás? –arguyó el consejero más joven, que aspiraba a canciller. ¿Cómo lo pedís ahora?

El enviado de PÙ y MÁ, un senescal, sobrino de la concubina del primero, abrió los brazos suspirando.

-¡Porque nos conviene! –dijo,  en un hilo de voz.

 

Jardín de la anécdotas de los viejos reinos combatientes.

Enseñanza: los astutos ganan aunque pierdan.

Lo que con unos se pierde con otros se gana.


2.- El rey que quería la inmortalidad.

El gran BA-TA-THENG, que había heredado XI PAN, un reino próspero y pacífico, pasaba su tiempo contando nubes, adoraba estrellas y sólo le preocupaba el paso del tiempo, que es el mismo para los reyes que para los plebeyos. Pero como él tenía más medios que un pobre campesino, consumía sulfuro de mercurio y se hacía preparar elixires y ungüentos en la búsqueda de la inmortalidad.

Uno de esos días en que los rasgos de su semblante acusaban más la preocupación que le corroía –y que no era precisamente el bienestar de sus súbditos-  su primer consejero, el astuto KAL-BÚ, quien en secreto aspiraba a sucederle, le preguntó.

Dime, gran rey. ¿Qué embarga tu noble rostro de melancolía?

BA-TA-THENG se sorbió una lágrima –era en extremo sensible con sus propias aflicciones- y miró a los ojos de KAL-BÚ.

-Quiero pasar a la historia. No ser nunca olvidado. Que se hable de mí generación tras generación. Esa será mi inmortalidad, buen KAL-BÚ, pues me temo que a la postre ni el Hijo del Cielo escapa de la muerte física.

El primer consejero reflexionó, pellizcándose los antebrazos, ocultos en las anchas mangas que, además de puñales, ocultaban los pensamientos. Contó hasta quince: yi, er, san…como le había prescrito su padre, un sabio pescador de truchas del Yant-Zé. Paciencia, observación. Es la clave de toda respuesta correcta.

-Gasta más de lo que ingresas. Acaba con todo lo que has heredado. De esa manera arruinarás el reino, y hablarán de ti todas las generaciones futuras. ¡Pasarán los años en vano, si pretenden olvidarte! Ninguno de tus enemigos dejará de citarte como el precursor de toda desdicha. Tus partidarios te nombrarán, incluso en sus silencios, para preterirte o para superarte. ¡No hay memoria que supere en fuerza a la desgracia, un gran río con interminable número de afluentes!

Así lo hizo el rey BA-TA-THENG. En pocos años dilapidó los tesoros del reino. Aumentó hasta la náusea la clientela de sus paniaguados, distribuyó prebendas y pagó favores con tal prodigalidad que, en efecto, al morir, el reino que había sido próspero estaba arruinado, su prestigio hundido, las regiones que habían sido un ejemplo de cohesión estaban divididas, y el nuevo rey lamentaba cada día el honor de haberle sucedido. Apenas tenía el reino, y sus habitantes, para una mísera subsistencia, y, en efecto, el nombre de BA-TA-THENG no se caía de los labios cuando se trataba de culpar a alguien de todos los males del mundo.

De esta manera alcanzó la perseguida inmortalidad. Porque la vida está en la memoria de las gentes. ¡Qué sabio fue su  primer ministro, KAl-BÚ!

 

Jardín de las anécdotas del Imperio del Centro. Los Consejos de KAL-BÚ.

Quien bien tiene y mal escoge, del mal que le venga no se enoje.

 

 

3.- La maledicencia y el poeta MA-DIN.

Al poeta MA-DIN le daba miedo hablar en público. Un día oyó que en los teatros de algunos ducados del reino se burlaban de los ancestros. Impelido por una fuerza superior viajó hasta las capitales donde se zahería a los antepasados. Subió al escenario y con voz poderosa recitó durante horas los Anales del Reino de XI PAN. Todos callaron, y a partir de esos días nadie volvió al teatro para escuchar las burlas sobre hechos y personas dignas de veneración y respeto.

 

Jardín de las anécdotas.

Vida del poeta MA-DIN.

Con bondad se adquiere autoridad.

 

 

 

 


4.- El jugador que quiso ser funcionario del emperador.

En el reino de PA-LLÁ, situado al nordeste del Imperio del Centro,  la crisis había empobrecido muchos hogares y los comerciantes se quejaban continuamente de la pérdida de valor de sus negocios. Sólo se mantenían florecientes los que dependían de los gobernantes y los políticos y también los que se relacionaban con el juego y el ocio.

Se apreciaba hasta el extremo el deporte del Chú, que consistía en golpear una bola con los pies y el cuerpo, entre unos y otros jugadores de dos equipos. Tan popular se hizo que su líder, MES-PU-JI aspiró a los exámenes de funcionario. Una alta dignidad del imperio.

Sus mentores le interrogaron, extrañados.

-Pero, ¿has leído los Analecta? ¿Conoces los mil quinientos trazos?

Porque los puestos de funcionario estaban reservados a ilustrados y sabios, además de la gente hábil en las intrigas y el medro personal a costa de lo que fuere.

MES-PU-JÍ se echó a reír.

-¿Acaso los necesito cuando salgo al terreno de juego y me aclaman las vociferantes masas como si fuera un dios?

De modo que se presentó a los exámenes haciendo alarde de su oro y sus joyas, pero ausente de conocimientos en  profundidad.

Muchos estaban complacidos y decían: ‘He aquí que este representante del pueblo aspira a igualarse a las élites;  sea bienvenido, y de este modo conseguiremos que haya más igualdad entre todo el mundo’

. Sin embargo fue reprobado. El suyo no era el tipo de mérito que se exigía para la administración sino para la distracción.

-No todos pueden ser Buda –decían los más sensatos, al referirlo.

Y es que no debe hacerse alarde de poder y de riqueza cuando muchos se alimentan de las migajas. Ni asimilar los bienes materiales a los que se adquieren con el esfuerzo del espíritu.

Jardín de las anécdotas del reino de PA-LLÁ.

Siéntate en tu lugar. No te tendrás que levantar.

Genocidio americano.

20 agosto 2012

Según algunos “historiadores” -anglosajones, desde luego- a cada español que se estableció en América le corresponde un muerto indígena por minuto durante toda su vida, suponiendo que todos los españoles vivieran sesenta años, edad avanzada para la época.

¡Vaya trasiego! Venga a matar y matar, sin descanso, los pobres.

Los registros de salida de personas de España a América están documentados y al alcance de todo el mundo.

En este blog se editó un estudio: América esa España lejana. Por lo menos que alguien vea el título.

Del genocidio de los indios de Norteamérica se habla menos. Como del exterminio de búfalos. Toca otro Imperio.

La física de la política.

7 junio 2012

Esto que viene abajo es copia de la explicación que se da a un invento para ahorrar gasolina. Me lo manda Ataulfo G. Mingo, de z5ibérico.

En Mecánica Cuántica, un estado excitado de un sistema molecular es cualquier estado cuántico del sistema que tiene una energía mayor que el estado fundamental. La temperatura de un grupo de partículas es indicativa del nivel de excitación. La vida útil de un sistema en estado de excitación suele ser corto, sea por  emisión espontánea ó inducida. Por lo general, el cambio se produce poco después de que el sistema es   promovido al estado de excitación, volviendo el sistema a un estado con una energía más baja, hasta regresar a su estado fundamental. El retorno a un nivel de energía base se describe como “decadencia” y es  inverso al de excitación.

La física es tan pérfida que siempre encierra analogías. A Dragó le gustaría más una Constitución redactada por físicos.

A mí se me ocurre, a vuela pluma. esta versión:

Que traducido a la situación actual de la U.E sería: En política internacional, un estado en riesgo de intervención supone disponer de una energía menor que el estado fundamentel, o sea Alemania. El miembro en dificultados es machacado por la energía del sistema hasta el límite de su agotamiento. El peloteo del grupo político dominante es indicativo del grado de necesidad del estado o de su incapacidad para generar energía. La vida útil del país en tal estado es corta, porque no soporta la presión o porque le imponen la eutanasia. De modo que, por lo general, el país es promovido a su mínima expresión, y el sistema le obliga a situarse en una posición de energía suficiente al menos para regresar al estado fundamental. El retorno a esa posición se llama decadencia y es inverso al de integración.

¿Por qué?

29 mayo 2012

En la edad de los por qués/ a mi abuela pregunté/ por qué existe la alegría/ por qué los hombre reían/ y mi abuela respondió/ Formó Dios el rostro del hombre/ y brillo su aliento le dio/ después se miró en ese espejo/ y así la sonrisa inventó/ Y Dios hoy nos hace cosquillas/ por si alguien tal vez olvidó/ que un día ese rostro de arcilla/ del suyo el reír recibió…

La coplilla adolescente de algún cantautor olvidado, especial para ateos, me viene a la memoria:

¿Por qué odiamos a los jefes? (A los nuestros)

¿Por qué si somos jefes sólo nos quieren por el interés?

¿Por qué los médicos nos citan tarde?(Para nosotros).

¿Por qué en las urgencias están los inexpertos?

¿Por qué llevan camisetas de tirantes enseñando los sujetadores?

¿Por qué siempre que estás concentrado en algo te interrumpen?

¿Por qué nos pican bichos invisibles?

¿Por qué se nos olvidan los mejores chistes?

¿Por qué se permiten los espantosos ruidos de algunas motocicletas?

¿Por qué hemos basado la vida en el dinero?

¿Por qué las ciudades grandes son tan feas?

¿Por qué se mueren los niños?

¿Por qué nos hacemos preguntas?

 

 

GIGNOL

9 febrero 2012

GUIGNOL

 

Los franceses han encontrado una nueva forma de combatir a los mejores: mofarse de ellos. Francia es un gran país repleto de gilipollas. Los franceses ganaron la II Guerra Mundial escapándose a Londres, mientras los odiados norteamericanos caían como héroes en las playas de Normandía. El general De Gaulle, símbolo del valor francés, hacía proclamas en la radio, resguardado y calentito, mientras los aliados le ganaban la guerra y le preparaban el desfile en los Campos Elíseos, que es lo único que quedaba del Olympo. Los franceses son dioses cojos, como Hefaistos, tan cornudos que ayudan a sus mujeres a montárselo con otros, para no tener que trabajárselas. Ahora se ríen, pobres, de Gasol, de Nadal, de Casillas y de Contador, por ejemplo. Los franceses tienen ñ pero no la usan, prefieren la gn, como en Cognac, para no decir que la toman prestada de España. A su rey Francisco I lo trajimos al palacio de Benavente, y luego el conde quemó su palacio, porque hedía a cochon. En Breda Spinola paró la reverencia porque era un caballero, y eso los franceses no lo perdonan. Los franceses pegan a las mujeres y luego les regalan parfums y make up para que se tapen las vergüenzas, y se ponen calzas para llegar al beso, y se lo tienen tan creído que su ombligo es el redondel más visitado del mundo. Más que la Tour Eiffel, que de fea chirría, y que parece un montón de material de desecho debidamente ordenado. Francia tiene unos bellísimos paisajes llenos de gente que grita por la nariz. Tienen grandes cineastas y otros, con premio, bodrios como estanques. Las pelis francesas modernas se conocen aunque les quites el sonido, porque son malas de cólico, y lentas como sus ciclistas en el Tour detrás de Contador. Si la envidia fuese tiña Francia estaría cubierta por un espesa capa añil. Nadal les ha dado tanto en su torneo emblemático de la Roland Garros que se está pensando volver, porque le da cosilla ser tan superior a los gabachos. Los franceses robaron las recetas de la cocina extremeña, cuando invadieron España y empezaron su gran declive histórico, aunque hay snobs como Dragó que quiere ser francés. Los grandes hallazgos de la cocina francesa son los caracoles de huerta, gordos como puños, y algunas salsas. Sus quesos no llegan ni al tobillo a los españoles, pero los venden mejor, porque engañan hasta al diablo, y porque a nosotros, en Europa, nos recuerdan como al bueno de Alba colgando herejes. Comen lentejas crudas y les cambian el nombre, para que suene a moco, que eso mola mucho. Con los mejores, en este caso nuestros grandes deportistas, siempre compensa la infamia, para los tragaderos de la tele mierda, que es modélica en Francia. Voltaire mentía como un cosaco, pero era vitriólico e inteligente. Los de ahora se ciscan en la verdad con menos gracia que el lobo de Caperucita. Me encanta que hagan estas cosas, porque estimula la creatividad. Van a tener más comentarios que la Biblia, su momento de gloria, como la chavala que le atizó al príncipe Felipe, el consorte de Leti, seis minutos republicanos. Y es que los Borbones siguen teniendo un ramalazo francés.

Jardín de cemento.

7 enero 2012

A Ian McEwan y su ‘Jardín de cemento’. Con admiración y disculpas. Pero no lo puedo evitar.

 

Otro final.

 

-Derek está en el sótano, con la maza…

Nos miramos. Yo no fui el primero en reaccionar, pero supe enseguida qué me correspondía hacer.

-Vamos.

Tom se quedó arriba cuando la puerta se cerró detrás de Sue. Derek jadeaba. Había dejado la maza en un rincón, de pie, y se secaba el sudor del pecho con un pañuelo azul.

-¡Ah, vaya! Los pecadores.

Sonaba tan raro como un sermón en el burdel. Pero fue mi acicate. No me gustan las palabras que ofenden a otros por mi culpa. Bajé despacio, y me situé entre la maza y Derek. Éste no apartaba sus ojos de Julie.

-Así que no eres una zorra, sino una enferma… Había oído eso antes, lo de los hermanos, ya sabes.

Agarré la maza con las dos manos y le asesté un golpe entre los omóplatos. Derek cayó de bruces en el cemento resquebrajado, como si besase a mamá. Entonces nos dimos cuenta. Ella estaba ya casi descubierta. Un olor a putrefacción nos sacudió, como si acabáramos de despertar de un letargo. Golpeé a Derek en la cabeza. Su cráneo estalló como una bombilla. Seguí golpeando, jadeante. Sue lloriqueaba. Se oían las voces de Tom, y los golpes en la puerta.

-Lo haremos mejor ahora.

Llevamos los restos del baúl y el cuerpo de Derek unidos, hasta el hueco del sótano que papá abrió para su piscifactoría. Allí sepultados, aún sobraba medio metro hasta la rasante del jardín.

-Vamos a necesitar mucho cemento -dije.

Entonces me acordé. Los sacos amontonados en la cocina vieja, la obra sin terminar. Era una noche sin luna. Todo perfecto. Sin decir palabra agarré las asas de la carretilla. Volví con diez sacos de cinco kilos. Sudaba como un cerdo. Miré a Julie. Ella tenía los ojos brillantes, como nunca los había visto. Sue estaba tranquila; la abrazaba.

-Tom se ha dormido.

Julie salió. Echó una manta sobre Tom. Una madre.

-Ya sé cómo hacer bien la argamasa.

Trabajamos hasta el alba. Sue dijo, cuando llegamos arriba, al ras, que dejáramos unas endiduras y pusiéramos tierra y semillas de césped.

-En dos meses será la única hierba del jardín.

RELIGIÓN

2 agosto 2011

Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón es capaz de adoptar todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Corán, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe. (Ibn ‘Arabi)

Diccio-mádico (1973) E-G

23 julio 2011

E: grito flojito.

 

EDUCAR: ¡Si tuviera ya valor para no educar a nadie!

ENTENDER: Huir de la máscara. Volver al ser.

EQUILIBRIO: (Anímico). Un pajarillo desnudo y frágil, que cae al menor viento. Algo

hermoso, pero inútil e imposible.

Fig.: Dinero.

ESCRIBIR: Oficio practicado para evitar la propia persona, o trasmitir los monstruos.

ESCRITOR: Los grandes escritores se mueven como sobre el filo de un cuchillo entre

el impulso creador y una fuerza no menos misteriosa que tiende a

estrangularlo. (Rof Carballo; ref. Arthur Koestler: El grito de Arquímedes)

ESCRUPULO: El e. refleja la antítesis de la creación; la inteligencia ajena a la razón,

pero con esa coherencia que define lo horrendo como efecto de lo

horrendo y el dolor como efecto de la herida, es decir, esa incoherencia

de lo coherente, cuando no se establece para definirlo un módulo de la

norma ligado a la autocomplacencia vital. Y es precisamente su carácter

destructor lo que refleja la antítesis en ese esquema intelectivo. Es el

empleo de la propia fuerza en contra de sí mismo.

Y, encima, es un coñazo.

ESTRUCTURA: Disipatía. Concepto termodinámico filosófico que libera energía.

Continuamente. El universo lo es; si no, todo sería uniforme.

ESTUPIDEZ: La 2ª acepción de DICCIODIARI es cita de Schiller, en Juana de Arco.

Contra la e., los propios dioses luchan en vano.

ESVASTICA: Signo hindú-chino aún anterior. Pío Baroja cree en su poder, según

manifiesta en su novela “La esvástica de oro”. Con la dirección de las

aspas a la derecha, simboliza buena suerte; a la izquierda, desdicha.

EUFORIA: Estado de animo que mágicamente transforma en buenos los malos regalos,

y en extraordinarias las personas vulgares.

EXCITANTE: Temo que mi asunto sea excitante; como no me agrada la excitación, lo

abordaré en forma suave, tímida y con rodeos. Así lo citó Arthur

Koestler de Max Beerbohm, en “Las raíces del azar”.

 

F: Ni fu ni fa.

FACILIDAD: Surgir espontáneo de la vida. (Gabriel Marcel)

FELICIDAD: Gastar más de lo que se gana, es cita de Valle Inclán.

FELICIDAD: Bañarse dos veces en el mismo río. Una forma de viajar, y no una

estación a la que se llega. Una mariposa que huye ante nosotros, pero

puede posarse en nuestros hombros si nos detenemos a descansar. Pero

sobre todo, la felicidad consiste en gastar más de lo que se gana, cit.

FIDELIDAD: Licenciatura del político. El doctorado es la traición.

FILOSOFÍA: Generalidad y esencialidad.

FIRST DAY: Today is the first day… Always…

FLORIZA: Embutido muy común fabricado con flores.

FOBIA: Compromiso de vinculación excluyente.

FOLLAJE: Coito realizado en lo más profundo e intrincado de la floresta.

FORMA: Disposición psicofísica placentera que poseen generalmente las personas

mediocres.

FORMA: La definición que sólo una persona mediocre está siempre en f., es de Somerset  Maughan.

FORRAJE: Parte proporcional de las bofetadas administradas por el forrador.

FREUD: Homologación de la geometría verbal.

FUEGO: Huevo absolutamente aberrante.

FUERZA: Obsesión de los cobardes. Sistema engendrado por la tara de la especie para

coadyuvar a su propia destrucción.

FULANO: Individuo sevicioso y torticero que, encima, comercia con su cuerpo.

FUNCIONALIDAD: El orden público es un correctivo de funcionalidad.

 

G: Tiene gancho.

GALAXIA: La nuestra – la de las estrellas, no la cafetería – tiene un eje de un trillón de

kilómetros.

GALICIA: El largo viento sobre el violín de la nieve, según le pareció a J. Mª

Castroviejo. ¿Que dónde y cuándo lo dijo? Pues en La Vanguardia, el 16 de

noviembre de 1973.

GANADORES: Los g. son directos. Los perdedores se pierden en… detalles.

GENERAL: Militar de alta graduación cuyos errores son siempre de los subordinados.

GERIATRA: Ser que pretende dar vida a los años o años a la vida.

GIBRALTAR: Finca andaluza ilegalmente adquirida por Inglaterra en una subasta a la

baja organizada en el siglo XVIII por dos o tres reyes, que se repartieron

otras varias finquitas.

GLOSA: Eufemismo con que algunas criaturas bienintencionadas denominan el plagio.

GREGUERIA: Espejismo en que los desiertos sufren inundaciones.

GUERRA: Arte de conservar la libertad de acción suprimiendo todas las demás.

GUERRA CIVIL: Tema crucial para un clan de diletantes.

Diccio-mádico. (B-C)

21 julio 2011

 

BELLEZA: Tu concepto de la vida.

La belleza es eterna porque comienza cada instante.

Ser feliz es conocer y estimar la belleza.

 

BELLO: Goce del conocimiento. (Tomás de Aquino).

Lo óptimo. Belleza = optimizad. La verdad es la belleza, y vic.

 

BORGES: Sus calificativos: banal, vasto, inepto, confuso, ociosa, inservible,

abominable, gigantesco, vacío, apasionado.

Sus verbos: bifurcar, asimilar, fatigar, servir, hundir.

Sus nombres: confusión, crueldad, laberinto, espejo, crepúsculo, cópula,

Averroes, escrúpulo, analogía.

Sus ideas: Sólo después de MÍ.

 

CABALLO: Con Pegasos, el alado y el divino, que, pese a ello, también tiene sed,

venció Hipondo a la Hidra, y se casó, claro, con la hija de… Hay un

caballo de bronce, apoyado en único casco trasero, símbolo chino.

 

CADALASO: A la muerte de Carlos II España no era sino el esqueleto de un gigante.

 

CADUCERO: Vara mágica. Hermes, el tres veces grande – trismegisto – la empleada,

y Minerva, y los capitales románicos, y los tapices de Bizancio, y Osiris,

y el adivino-hechicero, y el director de orquesta.

 

CARIDAD: Nombre que se da a ciertas formas de codicia.

(Cuando aprovecha indirectamente a otro).

 

CERVANTES: Cervantes no escribió  “El Quijote”. Lo soñó.

 

CIENCIA: Tributo que pagamos por estar equivocados.

 

CITAS: Encuentros en la tercera fase.

Cosas como:

Menninger: Los complejos son causados por el sentimiento de ser diferentes.

Schopenhauer: Entraban al burdel como pavos orgullosos, y salían como perros

apaleados.

William Blake: El hombre busca en la mujer señales del deseo satisfecho, y

viceversa.

Bernard Shaw: El matrimonio coordina un máximo de tentaciones con un

máximo de oportunidades de ceder a ellas.

Nietzsche: La patria no es sólo la tierra de los padres, sino la de lo hijos.

 

CITAS: Schopenhauer: Los sabios siempre dicen y han dicho las mismas cosas.

Cuanto más cambian las cosas, más siguen siendo las mismas.

Voltaire:Al morir dejmos el mundo tan loco y tan perverso como lo

encontramos.

 

CLASE: Sólo hay dos tipos de clase: Primera clase, y sin clase.

 

COMEDIA: Los hombres, ahora, incapaces de la tragedia, la convierten en comedia.

(Noël Coward).

 

CONOCIMIENTO: Hay tres clases, todas inútiles, pero por orden: nostálgico,

sentimental y directo. Y otro, el bueno, que se llama intuición.

construcción seudopiramidal, asentada perfecta y hondamente.

 

CONTRADICCIÓN: ¿Qué me contradigo? ¡Pues me contradigo! Soy inmenso, y

abarco multitudes.

CONTRASTE: Increíbles rémoras de la Administración – sabia y prudente lentitud de

la curia Roma.

 

COPULA: Abominación uqe, como el espejo, aumenta el número de los hombres.

(Borges dixit).

 

CORAL: (De comedias). Teatral trono primero de la soberanía del pueblo, ya que en él

practicaba el fértil y despótico derecho al pataleo.

 

CREACION ARTISTICA: Razón y sentimiento, antes de que pagaran tan bien su

fraude. Experiencia intelectual, más totalidad, más jeta

ocasional.

 

CRITICA: Gallo mafioso. A veces, gallina.

 

CUENTO: Perspectivismo. La realidad está por la ausencia de todas las soluciones. Es

práctica de Cervantes, v.g., y tesis de Macheray, seguida, en admirable

complicidad, en exquisita contemplación, por Borges.

 

CULTURA: Capacidad para resolver situaciones. O de pensarse y situar.

La cultura cést la confiture; plus on y a, moins on l´ateille.