Fábulas. (5)

..

8.- El juez descuidado.

 

El juez  A-LE-U, discípulo del gran juez mítico PA-CHU-GONG, se quedó dormido con el pincel entre los dedos. Así, se pasó la hora de dictar sentencia y el criminal TO-BA-MING, el más buscado del reino, pudo salir impune y huir con sus ganancias.

-No hay derecho a considerar esto una negligencia –se defendía el juez de la recriminación por su desidia-. Pesan sobre mí demasiadas responsabilidades y una escasa remuneración. El Yin y el Yang no se cuadran. Debería haber más presupuesto para equilibrarlos.

 

De los Anales de los reinos perdidos.

Siempre puedes encontrar a alguien a quien culpar.
.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: