ESPAÑA PATAS ARRIBA

Casualidades históricas.Cuando gobierna un partido de derechas, todo es convulsión, la calle se enciende, las medidas son contestadas con paros, huelgas, malestar para el ciudadano, mensajes de que esto tiene que terminar con el cambio de gobierno, que ya ha pasado un tiempo sin chupar la teta de la vaca. Es que ahora les toca a ellos, hombre. Que tampoco están libres de pecado. Dadles un respiro.

Cuando alguien se opone a los fascistas de ERC, que en el Congreso sacan pancartas en inglés con el único fin de desprestigiar España -esa España que aborrecen en su demencia nacionalista- le llaman de todo. Incluso fascistas, o sea, lo que son ellos, arrogándose la verdad y ordenando al mundo cómo hay que pensar. No escuchan y entienden otros -como el oscilante portavoz de CIU, Durán- que son mayoría y el resto está equivocado. ¿Mayoría? Se autodenominan catalanistas, o sea excluyentes. ¿Y el respeto a las minorías? No vale según y cómo.

Cuando ese antológico vocero del CGPJ hace demagogia populista en las puertas de los Juzgados, y las llamadas plataformas interasociativas -¡Dios, la burocracia llega al diccionario!- dicen que no protestan por las pagas o las vacaciones o porque tienen que trabajar más -misión imposible- y que pedían tasas -otros jueces- pero…¡simbólicas!…se les ve el plumero, igualmente, porque ese tipo de cuestiones no se debate en la calle. Se les supone rango intelectual y que conocen, como poder del Estado, el respeto que se debe a su recíproca separación. ¿O es que lo quieren todo también? Es lo propio de los dictadores: legislan, juzgan y ejecutan.

Los amos de la calle, muerto Fraga, son los otros.

España está patas arriba. La Sanidad y la Justicia en huelga. La economía en cueros. Europa desternillándose, especulo que especulo. Cataluña en armas, agresivos, groseros, macarras, insultantes, los diputados de ER, que tienen libertad para hablar, para ciscarse incluso en lo que quieran,  deberían reconocer que si tienen esa libertad es porque están en una nación libre. No es un gobierno que  niegue esas libertades el que las permite. Pero la demagogia y la ignorancia, la primera política, la segunda inducida por años de deformación en las aulas, ha generado una fuerza suprema. Nada se puede contra los estultos, cuyo número no es sólo infinito, es que va creciendo cada día en este país.

Los bichos patas arriba pueden volver a ponerse en pie, derechos, si no se les obstaculiza demasiado. Pero si encima es pesada y de patas cortas, un quelonio de concha milenaria, la cosa cambia.

Como decía Guerra: Este país dentro de poco no lo va a conocer ni la madre que la parió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: