COSAS DEL MADRID

El Real Madrid es una escuela a sensu contrario. La formación la adquieren los otros. Ganar al Madrid supone un timbre de gloria, y es una misión a la que se aplican los equipos competidores con un fervor que, en el caso del Betis anoche, sólo es comparable con el que ponen los costaleros en las procesiones de Semana Santa. Al Barsa se le deja jugar, y como lo hace muy bien, gana todo lo que se pone a tiro. Al Madrid no se le deja jugar, y sus victorias cuestan el doble. Ayer perdió, cosas del fútbol, cuando todo parecía apuntar a lo contrario. Casillas se ocupó más de colocar y visualizar a sus defensas que a colocarse y situarse y visualizar él mismo, y eso unido a un tirazo de Beñat le hundió. Ya es mucho perdonar, y demasiado despiste. El Betis se cerró, y el Madrid no trajo cerrajero. Cristiano era el único que santificaba la víspera de la fiesta, tan batallador como el Cid, pero muerto en su Babieca, tieso ante los muros de la ciudad que no pudo conquistar. Si el tiro libre va un metro angulado, el gran cancerbero del Betis se lo traga. Pero es que si mi abuela fuera mi abuelo, tendría… bigotes. Después de esta batalla, los sevillanos estarán exhaustos pero contentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: