Archive for 31 octubre 2012

Miquelito

31 octubre 2012

Al artista del brochazo, D. Miquel Barceló, se le ha ido el gotelet. Como es tan parisino hace símiles la mar de pintorescos, claro; quiere hacer de España (Ex-paña) una ensalada de guisantes. Supongo que sin aceite de oliva, aunque el de Reus era excelente, porque el sur le pilla muy lejos. La última visita que hice a su obra, en Palma, me puso a tono, pensando que un cualquiera como yo podría emular a tales genios. Por las caras, no era el único. Lo de la cúpula de la ONU fue un timo, ya denunciado en su día, a pachas con el Zapa y otros conseguidores. Estos geógrafos de pacotilla me recuerdan al eximio Poya, el fustigador de Políticas, la facultad en la sombra. Retroceden milenios, y decoran las basílicas ostrogodas con el óbolo de sus esclavos. Primero piden o aceptan -al menos Marías el Cátaro rechaza- y exprimen, y luego escupen. Pero hay huracán, y el escupitajo le va a caer, espero, en el ojo. La libertad de expresión está reñida con la ofensa y la hombría de bien, como demostró a sensu contrario el presidente sentado, precedente del odio al trapo a rayas, como dicen. Pero rayas, líneas y colores, para todos los gustos, incluyendo los de una mayoría sufridora frente a tanto privilegiado vociferante.

Anuncios

Mercadona.

29 octubre 2012

La revista Capital sabe que en España no se soporta el triunfo ajeno. Ya decía el autor de ‘Los siete pecados capitales españoles’ que la ENVIDIA era el primero, con diferencia. Si pudiera venderse la bilis generada por los veinte millones de euros que Amancio Ortega ha donado a Cáritas -ya que le ponen la tilde al latinajo- o los éxitos de Roig, exportaríamos cargueros repletos a toda la galaxia. Por eso ahora sale con la doble cara de Mercadona, y sugerencias de que no es oro todo lo que reluce. Desde luego, si alguien ha conseguido que se trabaje contento, ser generoso y crear riqueza, además de satisfacer a los pobres consumidores, y a los ricos, pues bienvenido sea. No creo que ganduleando y tertuliando, o con los reality o la matraca del amado fútbol se consiga mucho más. Ni con las subvenciones, las huelgas y las peleas de corral de políticos, aspirantes al poder y público en general. Las élites -aquí pongo yo la tilde, a contracorriente- siempre han acabado con un agujero de puñal en sus Idus de marzo.

Quintín Racionero

29 octubre 2012

 

 

No se me ha muerto del rayo. Luchando, de pie. Sereno.

Pero se ha ido. Ya estaba cansado, quizás, y cerró los ojos.

Luchador, años de dolor injusto, se cebó en él un hado maldito.

Nunca se quejó, y eso le envidio: la armonía. Olímpico.

Talento evidente, fácil, un vaso de agua clara, lenguaje.

Eso no podía envidiarlo: fascinaba. Fascina, siempre.

Sus ojos. Expresión, hondura. Inteligencia. Discreción.

Valor, pedagogía, sentimiento, ejemplo.

 

A veces el alma se percibe, en vida. Zubiri habla de la realidad

Que se trifurca: psicosomáticoespiritual. No; yo digo el alma.

 

Me dices que estás bien, ausente, presente. Que hagamos bromas

con las cosas serias, porque no lo es la vida, que nos llora

paradójicamente, Fecisti nos Domine ad te… Sonreiremos

porque lo quieres, lógica y misterio.

 

Siempre enseñando.

 

Sic tibi terra levis.

 

Cum subit illius tristísima noctis Imago…

 

Nec quae fugit sectare nec miser vive…

 

Se agolpa como un torrente la memoria

la que precedió y la que seguirá,

en lo que ellos dijeron, Ovidio, Cátulo… Humanista, poeta, filósofo, compañero, amigo.

La enciclopedia. (I).

29 octubre 2012

.

LA ENCICLOPEDIA

 

 

Me regalaron la enciclopedia por mi cumpleaños. Había leído que a algunos escritores importantes, como a Borges, les fascinaban las enciclopedias. No vais a creerlo pero no teníamos ninguna en casa. Hubo, hace años, sí, pero fue desguazada en una quita de papel junto con mi colección de comics y los álbumes de cromos. Ideas de mi tía Federica, tan amante del zen que habría tirado un incunable por el retrete si su presencia, o el polvillo del pergamino avejentado, estorbase el perfecto discurrir del Feng Sui.

 

La enciclopedia era gruesa, ancha, grandota, de papel brillante y fotos a todo color, con unas tapas de cartón piedra, un libro de esos que tienes que manejar en un sitio y con un propósito determinado. Era yo lo que yo buscaba. Nada de esos libros de bolsillo que acaban tarados en las estaciones del Metro, hartos de navegar por el mundo sin un momento de placidez.

 

El día de mi cumpleaños, ya anochecido, cuando me quedé solo en mi habitación, busqué el lugar. Lo encontré enseguida, justo ocupando el cuadrante exterior derecho de mi mesa de estudio –que también era de trabajo y ocasionalmente de comedor, una tabla multiusos- que es mi sitio preferido. El atril, con un texto de Browne, le hacía guardia, más al interior de la plataforma, y una cuña alargada que situé como almohadón lo elevaba a mi comodidad, porque soy un maniático de los ángulos de lectura, que me parecen tan fundamentales como los ángulos de ataque en el golf. Una de las razones –no la única, pero olvido rápidamente las otras- por las que no escribo en los teclados es precisamente la posición horizontal de las teclas, ya que como no soy mecanógrafo, me veo obligado a mirar las letrillas mientras las pulso, o sea, que leo hacia abajo, cuando sólo disfruto leyendo hacia arriba.
De todas formas, pensé que con la enciclopedia iba a ser diferente. Mi entusiasmo contenido, porque ya algunos en la familia y entre los allegados me tildaban de excéntrico, se iba desatando simplemente al contemplarla, rendida a mis ojos como una presa conquistada –si bien no sé exactamente qué sea eso- y me iba poniendo el pijama sin quitarle el ojo de encima. Desde mi baño, cepillándome los dientes, unía las abluciones rituales con una ojeada al libro, que también parecía observarme, ansioso, quizás, de tal forma que así se me antojaba el encuentro de una pareja en su primera noche de amores.

 

Y así, descalzo sobre la moqueta, me acerqué. Acariciando la tapa, cerré los ojos, y como un ciego experto en Braille, recorría con mis dedos la superficie tatuada, identificando letras y dibujos. Al fin me detuve, porque detectaba una figura escotada, cuyo seno turgente escapaba apenas del escote, y casi puedo decir que percibí un ligero temblor, sin duda el mío, que tontamente achacaba, en ese momento de cansancio y pasión torpemente unidos, a una materia inerte.

 

Suspiré, siguiendo mi costumbre –antes lo hacía mejor, una respiración abdominal, relajante- para tranquilizar, instintivamente, el ánimo, que comenzaba a sentir la conciencia de culpa de cada noche, por arrebatar horas al sueño y quebrantar con ello mi salud, según parece. No me fijé demasiado en los arabescos de la guarda, si bien me pareció que allí no había nada semejante a alguna moza descocada, y abrí la enciclopedia. Me pareció que así debía ser la primera vez: sortem legere, leer a la suerte, como en los exámenes de los doctorandos en Salamanca, allá por las épocas en que los universitarios sabían leer en latín yen griego. Hinqué el pulpejo de mi índice en una de las entradas, al azar. En negrita, nítidamente, se destacaba el artículo CIELO. Juraría que había abierto el libro en su tercio final. Esperaba algo de la letra S, como SUEÑO o de la R como ROMA. Por cierto, aquello parecía más bien un diccionario. Me reí de mí mismo. Estaba anticipando mis propias frustraciones, una vez más, a la realidad desconocida. CIELO es una entrada típica de enciclopedia, aun cuando resulte indispensable en un diccionario. SUEÑO puede que no, pero aún ignoraba si mi libro la contenía.

 

Cuando empecé a leer me di cuenta de que estaba de pie, en contra de mi hábito de años. Tampoco comía de pie. Néstor Luján, con quien visité de noche el auténtico cuadro de Las Meninas que guardaba en su masía, me lo prohibió. Por cierto, a su muerte, y con él, desapareció también el cuadro. Lástima. Pues bien, si yo ni leía ni comía jamás de pie, a qué venía esta singularidad, tan espacial y tan exótica como las teorías de Stephen Hawking…

 

No me dio tiempo a meditarlo, ni a razonarlo, ni a nada, porque me quedé dormido.

Partidos políticos

27 octubre 2012

La democracia era inseparable -incomprensible- sin los partidos políticos.

Era.

Ahora es contradictoria con la partitocracia y su clientelismo.

Los llamados movimientos sociales histéricos, tipo Espartacus, se parecen mucho a los lobbies.

Pero a lo bestia.

La cosa está difícil.

Los gurús alientan el grito, dictaminan, tertulietan y se forran. Calientan al vulgo, como Lope.

Ya son más que la plebe. Como en el ejército de Pancho Villa los generales.

La solución está en los clásicos: educación y una pizca de talento… para entenderlos.

Desahucios

27 octubre 2012

Me apunto al mensaje de los jueces exterminadores de la ley. Yo tampoco quiero pagar.

Mujer (variaciones políticamente incorrectas).

27 octubre 2012

Estudios Interdisciplinares de Género. Así se llaman ahora los que disponen que la mujer es una víctima del varón indómito. Cuando algo necesita más de dos palabras para definirse, es mentira.

Mujer. (Variaciónes sobre el tema).

27 octubre 2012

La mujer es el único animal doméstico que no aprende nada empleando paciencia y amabilidad.

Marías y el premio.

26 octubre 2012

El gran escritor J. Marías ha rechazado un premio. No, no es el Nobel, ni el Planeta, ni… Es un premiajo de poca monta, con dotación simbólica para una economía regalada y ventas al por mayor. Y encima se llama nacional, y con lo que está cayendo, cualquiera se atreve, no sea que alguien entienda que se adhiere a las tesis de derechas. Creo que se llaman así, las llaman así, como quien vocea una mercancía podrida. El señor Marías, eximio escritor, ha rechazado el premio nacional de narrativa, y dice que el estado no tiene que pagarle el desempeño de su tarea o deber como escritor. Un escritor debe ser independiente, y al señor Marías no se le nota nada de qué pie cojea, como tampoco se percibía en Don Francisco el Estevado. O sea, que quiere ser como Mas, o aún más.El señor Marías, hijo de don Julián, un humanista de tronío -daba conferencias sin consultar una nota, y yo aún conservo su texto de filosofía del antiguo sexto de bachillerato, al alimón con la ciencia de Laín- es un gran hombre: ha sabido distanciarse del Estado y a partir de ahora, en vez de tenerlo en mi mesilla de noche para combatir el insomnio, lo pondré en la vitrina de los iluminados, entre Browne y Sartre.

Honorarios

18 octubre 2012

¡Y dicen que el pescado es caro!
Quien recuerde el título de este cuadro no se extrañará demasiado leyendo la siguiente noticia, fechada el 16 de octubre de 2012:

El abogado del jefe de máquinas del petrolero ‘Prestige’ ha planteado ante la Sala su renuncia o, en su caso, una “retribución adecuada” para mantener la defensa de su cliente, Nykolaos Argyropouros.

En su intervención ante la Sala, ha denunciado la “indefensión” de su cliente -al que se le asignó en su día un letrado de turno de oficio-, argumentando la existencia de “defectos” en los escritos de las acusaciones y la “imposibilidad” de una adecuada defensa.
Sin embargo, el abogado ha centrado buena parte de su intervención en denunciar la vulneración “del derecho de defensa y asistencia de un letrado”.
Al hilo de ello, ha tildado de “sanción” asumir una defensa “por 455,30 euros por siete meses de trabajo”, ha recalcado el abogado, quien ha planteado dos opciones para subsanar esta situación y evitar la posible suspensión del juicio que conllevaría su renuncia.
Así, junto a esta posibilidad, la de renuncia y sustitución por otro abogado, ha propuesto como “solución más adecuada” que la Sala requiera a la Consejería de Presidencia, Administraciones Públicas e Justicia para que le abone una retribución “adecuada”.
En caso de no ser así, ha planteado también que se dé traslado a la Fiscalía por si esta circunstancia pudiera constituir “un delito contra las garantías constitucionales”, ha señalado el letrado quien ha insistido en que le han negado los medios “económicos y materiales” necesarios. Informó Europa Press.
¡Nunca mais! ¡Este letrado cobra demasiado!
Entre la quema fallida de salesianos, la huelga del 14 de noviembre, secuela del ‘pásalo’ y aledaños, el recital de Don Arturo ante los cónsules -supongo que con canapés- y los despropósitos de la Administración, lo del rescate y el FMI, el BCE y el enlace Merkel-Rajoy es cosa de poco vuelo.
España -Ex-paña- escribe cada día su propia novela.