ENCUESTAS

Cuando yo estudiaba ciencias políticas y sociología -antes de que el geógrafo precaricador apellidado oya, con errata poya, me jurase odio eterno, obligándome a dejar la carrera, porque hice una boutade sobre su pedante comentario acerca de la excelencia de la asignatura que profesaba- había una  que se llamaba estadística, y que tenía como finalidad enredar con fórmulas las evidencias. Las encuestas suelen falsear la realidad, pero sirven para entretener y por fortuna quizás den algún trabajo a alguien: licenciados yendo por las casas para entregar y recoger formularios. Una de las encuestas más chocantes y que recuerdo de memorieta haber escuchado a Amando de Miguel -si me equivoco pido perdón- es que la llamada clase socialista se nutría mayormente de antiguos falangistas. Resultado que ocultó celosamente el entonces mandamás Alfonso Guerra, no fuera a joderse la marrana. Hoy no sirven las encuestas, y si no que se lo pregunten a Griñán, que se encontró, como en su momento Zapatero, tras el funesto 11M manipulado por Rubalcaba, con la vara de mando cuando ya hacía las maletas. Un ejemplo típico es que la gente encuestada suele manifestar su disgusto porque el delincuente juez Garzón haya sido expulsado de la carrera. Prebendas le quedan para complacer aún a muchos. Este hombre está en todo, incluso ahora resulta que estuvo en lo de Interligare, una empresita que me recuerda, por el nombrecito, a lo de las putas, ese club de contactos para casadas, que por lo visto tiene mucho éxito. Un porrón de millones -sólo para una estadística que encargó y no se hizo o no usó, o se hizo a voleo acerca de las víctimas del franquismo, fueron cien mil euros del ala- se dieron para estudios de instituciones penitenciarias, cuando Rubalcaba era ministro del interior, y se creía que lo del interior consistía en pagar espías y forrar a sus fieles, polis corruptos. Pero al PP parece darle igual, porque están igualmente de estadísticas hasta el pelo, y a lo mejor han pactado taparse los respectivos culos llenos de mierda. Las estadísticas que nos comentaba la ínclita Soraya del poder -la otra estará en su momento, a poco tardar- acerca de las empresas o cosas públicas que sobraban unas cinco mil, han quedado en agua de borrajas: informes en el cajón, porque no se ha tocado ni una. Las Autonomías no han reducido ni un euro de gastos en sus prebendas, adláteres y paniaguamientos, y el gobierno sólo piensa -y poco- en dar leña al mono. ¡Pero cómo no van a irse a tomar vientos sus porcentajes de aceptación! Rajoy ha superado en torpeza al insuperable Zapatero, y encima combina mal los colores, desde la coronilla a los zapatos. Yo creo que a Vicky le gusta más la vida sencilla, y como es muy inteligente se lo está preparando a modo, que dice el clásico, para llevárselo al cuarto de estar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: