DELINCUENTES.

Sabido es – ¿o no?- que distingue al ser humano de las bestias, al menos una cosa: el respeto a la ley. Infringir a sabiendas la ley, y justificarlo, de forma violenta, tomando eso que llaman sus ejecutores la justicia por su propia mano,es una forma de delincuencia, además, demagógica, porque pretende quien lo hace subvertir a las masas y atraerlas. Sabido es -¿o no?- que la persona, en todas sus dimensiones, es digna de respeto, pero la masa no. Y sabido es -esto sin dilema- que los políticos de IU -la izquierda siniestra que se marchó a los gulags cuando se fue el califa- son estalinistas, de los que sólo aceptan su propio mandato, para el que, ocasionalmente, utilizan un argumentario de burdel. El asalto a los mercados -los del consumo, que también existen- para proveerse de alimentos que llaman de primera necesidad es una maniobra desestabilizadora del Estado, una vuelta de tuerca para trasladar al mundo la imagen de ruina y miseria que no existe, pero se inventa. Los especuladores son delincuentes morales, porque procuran su exclusivo beneficio a costa de otros, y merecen el reproche de la sociedad, si es que queda algo de eso, y los camorristas políticos, alcaldes y diputados, llevan su acta entre los dientes, como llevaba la faca El Tempranillo.

Delincuentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: