ENTES DE FICCIÓN.

Eduardo Galeano, amigo de Jorge Verstringe, patrón de tres reinos.

¿Pero quién es E.G.? El de los pitidos al himno. ¿Respeto?? Nadie puede restringir el derecho a defecar sobre su tumba. ¡Faltaría más! ¿Escándalo?? ¿Qué es la tumba? Un receptáculo de escoria. ¿No? ¿Un símbolo? ¿Y el himno? Pitada a E.G. y loor a J.V, el okupa, sí señor. Que deje su casa, y, con su mujer o sin ella -por lo visto le ronda cerca, la pobre- que okupe un ojo de puente, si es posible romano (o sea, falso, porque de Roma ni el derecho conservamos).

Y la alcaldesa, que deje la basura en su cuartito un día sí y otro no, y el finde completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: