Municipales

…La poli municipal se pasea tonteando, sin acordarse de la ordenanzas que prohíben llevar perros sueltos en lugares públicos -que no sean Hide Park- y menos que caguen al albedrío de sus guarros amos. No es políticamente correcto corregir al personal. Un día que estaba sacando del coche un ordenador para subirlo al despacho, casi en la puerta, me asaltó una vigilante del SER recriminando mi poco cívica actitud, ocupante de un espacio reservado para carga y descarga. Eso lo que hago, repuse, y además subo y bajo. No puede, contestó. Creo que sí. Unos minutos, y para este fin, sí. No tiene usted la tarjeta de no sé qué. En esto pasó un vehículo de la policía con dos agentes a bordo. Les dije: Ilustren ustedes a esta damisela, como autoridad municipal que son, etc. y les conté el rollo. No es competencia nuestra, dijeron, y se piraron tan finamente. Lo dicho, calladitos y sin armar bronca, que vivimos muy tranquilamente con las cervecitas y los finde libres, sueldo y vacaciones adecuadas, y poca responsabilidad.

Las cosas sin importancia, los detalles despreciados por los ineptos se cargan el Titanic. Avisos que se desdeñan, ciudadanos menospreciados. El reino de la multa, la sanción y la falta de motivación.

Tengo que preguntar a mi amigo M, qué se hace cuando no vemos a nadie contento, y sí a mucha gente cabreada. ¿También se nos pega la tristeza?

Cuando bajé del despacho, cinco minutos más tarde, ya tenía la multa puesta. Y con el sarcasmo del apoyo indirecto de la policía municipal, cuya competencia por lo visto no alcanza a conocer las Ordenanzas.

En otra ocasión un coche en segunda fila no me dejaba salir. Pasó media hora. Pedí a la vigilante del SER que avisara a la policía municipal. Dijo que no tenía competencia. Tampoco para sancionarle, porque no estaba en los corralitos azules o verdes… Llamé al 112, y una hora más tarde llegó un vehículo municipal. Habían pasado por la Glorieta de Quevedo por lo menos tres, sin detenerse. Buena coordinación. O tendrían cosas más importantes que hacer, o encargos de concejalías u otras figuras del servicio público. Véanse si no las plazas de aparcamiento reservadas a todo tipo de oficinas de una u otra Administración por un sin fin de calles de Madrid. De vehículos particulares.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: