Royal Navy.

Her Majesty The Queen habrá leído en alguno de los diarios de Murdoch -creo que aún quedan, aunque ya les tienen menos miedo que el ínclito ex-premier  Blair  – que su honorable gobierno ha enviado la flota a luchar contra los elementos, o sea los pesqueros de La Línea, comarca famosa por sus huevos. Con los imperialista británicos hay que tener cuidado. Nos tienen comido el coco con el idioma inglés -hay un usaco por aquí  vendiendo libros de autoayuda y explicaciones de su éxito, seguramente merecido, con una colección de cursos en radio y tele y prensa a tutiplén- digo el idioma, para apabullar a los hispanoparlantes, hasta ahora orgullososos de su lengua. Los británicos la usan mucho más, por lo visto. Digo que hay que tener cuidado, sobre todo por mar, aunque de vez en cuando tiran las bombas sobrantes en Dresde o en Trípoli. Cuando un Premier se cabrea manda la flota. Que se lo pregunten a los malvinos, con Exocet y todo, que se las vieron con la Navy y los gurkas, todos educados en Oxford pelando pavos de las colinas de Essex a lo vivo. Ahora nos mandan su poderío a Gibraltar, para acongojar pescadores, enemigos de siempre de Drake, el Sir pirata, caballero del Imperio británico, como tanto golfo. En la antigua España imperial pasaba lo mismo, y es que lo del poder crea hábito y se lleva muy mal con la inteligencia. O sea, la diplomacia. En una nación donde los nacionales silban a su himno nacional y el jefe supremo, Yo el supremo diría M.A. Asturias- por delegación ni se inmuta, pasa algo. Canguis, tal vez. No tenemos presupuesto ni para repetir la musiquilla. La Guardia Civil del mar está hecha un lío, con esto de los cambios de gobierno, y tanta orden contradictoria y tanto sobeteo, aunque siempre ha ido un poco por libre, desde lo de Roldán, tan fascinante, precursor de muchos y seguidor de tantos. A la Royal Navy le viene pequeño el recodito marinero del Peñón y Algeciras, y cualquier día se mete en el Magreb, y con un poco de suerte le sueltan a alguno de los hermanitos musulmanes o como se llamen, para darles cancha. Pero con esos no se meten. Lo hicieron con Gadaffi porque era de derechas, o sea de su parroquia, y le había llegado la hora. No lo hacen con Siria, por si le dan a Koffi, que anda por allí, es la excusa. La R. N. es como los chulos de putas, que son muy bravos con las explotadas -válgame Dios, no quería hacer la comparanza, pero ha salido sola; y qué mal quedamos, Señor- pero se acoquinan con los otros chulos, echa un vistazo a la lista de países intocables. Por lo visto uno de sus navíos ha tocado las popas a uno de los pesqueros, armado hasta los dientes de redes y pinchos para el pescado, lo que representa un grave riesgo para la seguridad del imperio. Es el karma por nuestros pecados en Flandes y otros lugares, aunque ya lo habíamos pagado con lo de Filipinas y Cuba, cuando nuestros amigos los USA ensayaron sus primeras CIA’s. Cuando se les termine el combustible y mientras siguen perdiendo aceite, sacarán los Harrier, o irán de maniobras al otro golfo, el de Cádiz, que les trae buenos recuerdos. Yo creo que ahora que tenemos pasta para aburrir deberíamos comprarles la Roca, en un protocolo secreto, y además les damos la patente de la mayonesa, con una maqueta de la isla que casi se quedan también, con el permiso de la oficina de marcas de París, que seguro que la tiene inscrita como original de alguno de sus mariscales. La cocina francesa es la extremeña con salsas, copiada en la guerra de la Independencia. La inglesa no existe, o sea, también es la francesa. Esto último lo añado aquí para fastidiar.

Mi referencia inicial a la prensa británica -antes tabloides- viene muy a cuento. Sus escribientes están a sueldo de la prepotencia, utilizan el insulto como los niños malcriados, como todos los cobardes y los farsantes con rabieta. Ahora se meten hasta con nuestra representante en Eurovisión -esa tontuna de festival- porque ya no saben qué hacer con sus vergüenzas. Al revés que Martín Fierro : ‘Con los duros yo soy blando y soy blando con los duros’, o sea que se repiten. ¿Pero qué se puede esperar de una gente que al cero lo llaman ou?

¡Con lo bien que me caía la reina madre y sus Beefeater!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: