Romper lanzas por la fantasía.

En un artículo del pasado sábado, R.R. se metía con el pobre Walt Disney, como viene estando de moda, por edulcorador y fantasioso. Alaba R.R., que por lo visto tiene alumnos, la realidad en contra de la imaginación, y reniega, según recuerdo -porque no lo leeré dos veces- de esas novelas y obrillas que contienen esas viejas retóricas de la literatura. ¡Válgame Dios y San Pedro bendito! Ahora resulta que la literatura también es anatema para la progresía. ¡Y yo que empezaba ya a adiestrarme con el Ipad y otros artilugios maravillosos! ¿Llamará R. R., profesor y crítico, y creo que escritor de novelas -se supone que nada literarias- cutres edulcorados a los genios de los cacharritos? Hombre, Don R. que R. , yo creo que vale la pena quebrar un par de lanzas, la primera por el Disney que hizo revivir los sueños dormidos de alguna generación a la que emocionaban los sentimientos y la estética, y la otra por esos pobres poetas que, junto con algún señero novelista, construyen edificios estremecedores con la literatura. ¿O piensa Don erre que erre que ‘Olvidado rey Gudú’ -cualquiera le habla de El Quijote- es una filfa? E

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: