Notas para un cambio.

Lo estábamos esperando, pero no llegó.

O sí.

Se nota en detalles. Por ejemplo, Glorieta de Quevedo, 7. Madrid. Hasta la semana pasada en la rotonda había una zona de estacionamiento de vehículos -previo pago al SER o no SER, he ahí el dilema- que de la noche oscura a la mañana clara se ha convertido, como Saulo en el camino de Damasco, en aparcamiento de motos.

Las motos siguen el las aceras, claro. No hay motero que se precie haciendo el cochero, o sea buscando donde depositar su máquina. Para eso y por eso es gallardonista, estimulador, como hizo en su día el viejo colgado de Tierno, para colocarlos.

Ese es el cambio.

Porque lo de subir impuestos es lo de siempre.

Imaginación, al poder.

Estos no han conocido el 68 ni por Informe Semanal. I/S.

Otrosí: el cumplimiento del déficit. Bienvenido sea su antígona, la griega que es alemana y casi francesa. Los europedos se ciscan en la lógica, pero nosotros aún podemos escapar. Suprimiendo las elecccccccciones (y las ereccccciones que les causa el coche oficial y el BOE- e incumpliendo el déficit.

Una cosa es cumplir la ley y otra aceptar que sea buena por ser ley.

Que se lo digan a Goering.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: