Cuentos del abuelito Zeus (1).

En el Olympo Zeus duerme a los diosecillos con las historias humanas. Parece el abuelo cebolleta, que acaba siendo su único oyente.

La evolución, la física, o sea, los mitos al revés… Esas cosas les explica. ¡Qué cosas tiene el abuelito!

Y de vez en cuando hace citas, como eso de ‘lágrimas en la lluvia’, frases aladas de guiones y poemas.

-Arthur Koestler sería ateo, pero inventó un dios cuántico tremendo.

Ganimedes escanció una ambrosía recién importada de Jerez.

-¡Lacrima Cristi! -Chasqueó la lengua el Cojo. ¡Inconfundible!

Zeus se alisó la barba. Empezaban a molestarle las cataratas, pero disimulaba, porque Juno estaba demasiado al quite. Con Ares, el rojizo.

-Así se le oxide la armadura… -Rezongó el divino portador del rayo- y no encuentre aceite lubricante.

Atenea regresaba a tiempo del mundo azul-grisáceo. Le ardían los carrillos.

-¡Que les den, padre! -Era un pelín ordinaria, a pesar de su parto virginal, a martillazos con el cráneo de Jupiter. Le gustaba llamarle a lo romano, por lo de las togas-. ¡No vuelvas a mandarme allí abajo, porque no vale la pena!

Zeus suspiró. Bendita hija sin madre… Lo mejor de la cosecha.

-¿Pero por qué estás tan enfadado, pequeña? Anda, quítate el casco y deja la lanza en el perchero. Te rascaré un poco detrás de las orejillas… O haz un Valsalva, que también funciona.

Palas señalaba aún el punto en el cosmos.

-¡Han votado de nuevo! ¡Lo han hecho!

-Pero hijita -sonreía el abuelito Zeus, bonachón- ¿qué puede esperarse de ellos?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: