CHORIZOS DE TERCERA.

A mamá le han robado todo, todo, todo. En Mijas pueblo, que tiene burros para pasear y casas blancas. Papá dice que han sido unos chorizos de tercera, porque rompieron las ventanas del coche y lo llenaron todo de cristales. Alejandro no podía sentarse, y yo me puse a gritar porque me dio mucho miedo. Le pregunté a papá lo de los chorizos, pero no me hizo caso. Mamá dijo que en la bolsa estaba además la crema para el sol, así que en ese ratito me quemé la cara y los hombros, y hoy me duele y hemos tenido que comprar no sé qué en la farmacia y papá está muy enfadado. Pasaron unos guardias y tocaron la sirena, pero no nos ayudaron casi porque decían que de eso se ocupa la Guardia Civil. Lo que pasa es que en Mijas no hay Guardia Civil. Las cosas de los mayores son muy raras. Papá llamó a los de asistencia en viaje para que le mandaran un coche y nos pudiéramos ir a casa, pero le dijeron que no, porque nuestro coche se podía mover. O sea, que teníamos que ir con los cristales y todo. Papá dijo que no y otras cosas y se marchó él solo a cambiar el coche, y nos quedamos esperando en la plaza, tomando unos helados y contando a todo el mundo que nos habían robado, y todos decían que a ellos también. Luego papá dijo que los chorizos de antes abrían los coches y no los rompían, o se los llevaban enteros, pero que éstos de ahora son unos bestias y lo destrozan todo, así que por eso dice lo de tercera, que por lo visto eran unos trenes con asientos de madera y chicles por el suelo y mucha gente sudada. Yo también sudo y mamá, y todos, así que lo de gente sudada no sé por qué lo dice, y es que mamá siempre está con lo de oler todo el muy pesado. Entonces llamaron del Banco a mamá y le dijeron que se estaba gastando mucho dinero con sus tarjetas, y ella se puso colorada, y se dio cuenta de que le habían robado las tarjetas, y el dinero, y el carnet, y todo, todo, todo. Así que somos pobres, muy pobres, y los chorizos de tercera muy ricos y les da igual ser de primera o de segunda porque nos han dejado a dos velas. En la plaza de Mijas hay un quiosco de helados, y la señora del quiosco nos ha invitado a un helado, aunque mamá le ha dicho que no llevaba nada encima. Los mayores dicen eso cuando no tienen dinero, y así se entienden, por lo visto. Luego ha llegado papá con otro coche, y ha dicho que no encontró por ningún lado a la Guardia Civil y que se fue a Málaga a poner la denuncia, que es una cosas que se pone cuando te roban, aunque no sirve para que te devuelvan las cosas, porque los seguros dicen siempre que eso no está cubierto. Mi hermano Alfonso dice que los seguros cubren todo menos lo que te pasa. Ahora ya lo comprendo, por lo menos un poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: