Movimiento Nacional.

Ha vuelto. Tanta memoria histórica, lo ha conseguido. El alzamiento nacional, el Movimiento. Lo dicen ellos, aunque con muchas faltas de ortografía. Somos el Movimiento, y nadie podrá detenernos. El Movimiento Nacional. A estas rebeliones no hay que mirarles el origen ni la sintaxis. Al dinero, tradicionalmente tampoco. Por eso quieren que ‘haya reparto’. O sea, que se distribuya lo de los otros, dejando lo propio aparte, claro, entre ellos. ¿Por qué orden? ¿Entre cuántos? ¿En efectivo, en especie, en patrimonio? Yo empezaría con los títulos. A los cabecillas les nombraría Grandes de España, duques, condes, vizcondes, marqueses y barones. A ellas princesas, sobre todo, ya que tienen precedente del pueblo. Y luego, duquesas, pues también hay un histórico, famosísimo, albísimo, con noviazgo plebeyo, marquesonas, tipo mamá de Sotoancho -con permiso del gran Ussía- y demás. Una vez emperifollados de títulos los suprimiría todos de golpe, o sea, la aristocracia de la sangre extinta por movimiento, como el del incendiado Servet. Sólo habría del espíritu. En consecuencia nombraría catedráticos a los vocingleros, a los charlatanes y a los árbitros de asamblea. Adjuntos a cátedra, con preferencia, a las damas, y repartiría el resto de titulitis a las masas. Todo el mundo se refugiará en una tarjeta, sin corona. Cumplidos estos dos extremos cerraría las universidades, y puestos a ello también los centros de formación profesional y desde luego los colegios e Institutos, que son todos foco de corrupción y de fomento del mal que invade este mundo, poblado de políticos, de banqueros y de funcionarios, amén de comerciantes y profesionales, autónomos muchos, todos ellos parte del sistema que hay que derribar. El Movimiento, una vez destruida la aristocracia de la sangre y del espíritu, distribuiría los excedentes de capital y luego el capital. Como estamos arruinados, o sea, no hay efectivo, y por tanto no hay excedente, quedaría para repartir la responsabilidad de los créditos entre los miembros del Movimiento Nacional. A cada uno le corresponderían unos miles de millones que soportar. Como tienen tanta energía… Bueno, en la asamblea se decidiría  no pagar y pedir más. Directo y al grano. Y es que el Movimiento Nacional es imparable, inteligente, bien dirigido, apoyado por los mejores y temido por los malvados. ¿Te suena?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: