Facebook.

El psiquiatra movía la testuz, como un jumento en el pesebre.

-Tienes que hacerte de Facebook. No te escondas.

M. Le miraba semidormido. La penumbra le tranquilizaba, pero no podía dejar de pensar en la factura.

-¿Tú tienes perfil? -Indagó.

El experto carraspeó.

-Bueno; es que yo debo ser discreto… Ya sabes.

M. imitó el gesto del rucio, pero abrevando, porque tenía sed, con el Dormidal.

-O sea, como Jano. Dos caras. Fabrícate una anónima.

-Sería tanto como mentir. ¿No?

M. entreabrió los ojos. Estaba decidido. A partir de aquel momento consultaría a Isa, la pitonisa.

-Naturalmente. De eso se trata.

-¡Ah!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: