Vivir tanto…

Lo malo de vivir tanto…

-¿es ‘mucho’…’tanto’?-

¡Démoslo por bueno!

Lo malo, digo,  de vivir tanto

es que te da tiempo para ver

cómo el mundo se da la vuelta,

y quienes estaban arriba se caen,

y lo mismo los de abajo

porque se cae también al revés.

¡Darse la vuelta! Un juego

que acaba a golpes,

ahora

los antifascistas

se comportan como antaño los fascistas,

y éstos se esconden

porque tienen la ira derrotada

de quienes hablan ¡qué paradoja!

de libertad.

Ahora se persigue a los otros fantasas,

se erigen monumentos

a la venganza

y se le pone a ésta el dulce nombre

de verdad.

¡Qué es la verdad! Sólo un niño

puede responder,

y, a veces, ni eso.

El bien y el mal son funcionarios

o artistas

subvencionados

o políticos,

nunca son hermanos que se funden

en el perdón.

Lo que se ha tenido, se quita,

lo que fue honor es infamia,

y así todo.

¿No se alzará pronto la voz contraria?

Es el peligro

de este dar y dar vueltas a la noria:

lo malo de vivir es no saber hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: