VIERNES NEGRO

El Tribunal constitucional, o Tribunal Supremísimo, ha teñido de oscuro este luminoso viernes de mayo.

Vergüenza para el ex-tribunal supremo, con minúscula. ¿Acaso desconoce este tribunal supremo la constitución y sus garantías?

Vergüenza para el Estado, a partir de ahora estado, o sea lo que quieren los políticos que sea, status según y cómo interese.

Vergüenza para el Derecho, a partir de ahora derecho, porque tuerce su sentido y su fin.

Vergüenza para las fuerzas de seguridad y cuantos han trabajado y luchado por dar a conocer la realidad de las listas, o sea, de los lacayos de ETA, a partir de ahora ETA, con mayúsculas.

Vergüenza para los vascos, que votarán a los asesinos porque son muy suyos.

Vergüenza para quienes pagan impuestos y con ellos pagan a los que de ellos se burlan.

Vergüenza para quienes dicen que hay que acatar y no chistar, porque es el estado de derecho y la separación de poderes, como dice el perdulario del lendakari socialista. ¿Separación de poderes? ¿Una sentencia dictada por el señor oscuro?

Vergüenza para el negociador de la nueva victoria de los terroristas de ETA, sus amos, a quienes inyectan en sangre la fuerza de su cobardía y de sus mentiras, y el dinero de todos.

Vergüenza para el pueblo llano, los millones de personas forzadas a soportar esta clase política y esta casta de mal llamados jueces.

Vergüenza para la justicia, que se ha desprendido del velo que cubre sus ojos, ha tirado su balanza y con la espada limpia los dientes de los lobos y los colmillos de la serpiente.

Vergüenza para España, hazmerreír del mundo.

Vergüenza para la verdad, el honor y la dignidad.

Vergüenza, en sus tumbas, para los muertos, los asesinados, y en su dolor para los heridos, los lesionados, sus familias, los huérfanos, las viudas, víctimas de los socios de quienes el tribunal supremísimo político, llamado TC, como Pilatos, no ve mal alguno.

¿Y a partir de ahora?

Vergüenza para quienes en el inicio de esta campaña electoral, con lenguas de víbora, atacan a los rivales políticos con difamación y fiereza, pero callan y otorgan ante la más nefasta decisión, modelo de prevaricada politiquería, espejo de las malas artes de los bien pagados, que ha brotado de las cloacas relucientes de la sala de Sala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: