La guerra de Libia vista por un extraterrestre. (5)

Ya faltan dos. Al séptimo, descansar. En España vivía un humorista que se llamaba Gila, y que recuperó las treguas quedando con el enemigo a tomar unas cañas, o a intercambiarse la bala, y otros que hacían buen cine, Berlanga, ironizando con la vaquilla de un festejo taurino en plena campaña. Por eso sabemos en Nibiru que los burócratas mandan, y que si dicen que mañana no salen los cazas, pues no se caza. Eso hacían los romanos con los días fastos y nefastos, y los griegos con los augurios, porque en el Mundo casi todo era griego, después de que fundáramos Súmer y se lo llevara por delante el tsunami. Ahora ha habido otro en Fukusima, pero ya no se habla tanto porque los japoneses son muy sufridores y además están lejos. Francia,  es tan ególatra que quiere tener nube radiactiva para ella, y pronto. Va a convocar los vientos de Eolo y un par de alisios, para que toquen as soon as posible Normandía. Y está dale que te pego con el liderazgo de la operación rocío de los bosques o amanecer en el gran cañón, o el nombre que le han colocado a esto, para despistar.

Los españoles ya han hecho cuentas, y es que se pasan el día gastando dinero y por la noche dicen que han gastado mucho. Se recuperan durmiendo, y por la mañana ya son ricos otra vez. Eso pasa también con los argentinos. Pues dicen que lo de Libia les va a costar veinticinco millones de euros, que es una pasta. ¿Y ya está? Las guerras son como las obras de reforma; los presupuestos no sirven para nada.

Hoy me he enterado de que a Gadafi le mataron una hija niña en el 86, con oro bombazo, y que por eso se volvió aliado, y renunció a la bomba. La atómica. Los humanos son tan insensatos que las almacenan, prefieren intoxicarse antes que renunciar al poder, y eso que pocos han leído  a Eurípides y esa pandilla, con sus teatros sobre la venganza y la justicia, dioses mediante. Bueno, este Gadafi es un tipo estrafalario, cargado de medallas que se autoinfringe, no como en el común de los entorchados, que se colocan unos a otros los beneficiarios, pero hasta hace poco todos le hacían la reverencia y el besamanos, así que choca mucho ahora que de repente hayan visto justas causas para echarle o cargárselo y antes esas causas no existieran. Lo bueno de estas paradojas es que los aberrantes dictadorzuelos en parte están haciendo deberes, aunque sea de mentirijillas, por si les toca mojarse las barbas: Marruecos promete una especie de apertura política, pero que no le toquen el exterminio del Sahara, por ejemplo. España ha mandado a la guera la fragata que tomó Perejil, un pedrusco con bandera. Buen precedente para cabrear moros.

A propósito, ¿tendrá Gadafi Baraka? A Hassan II no se pudieron cargar ni a tiros disparados desde un Mirage a su Boeing. Gadafi lleva ya unos doscientos misiles en el salón. Dicen que le han dejado sin aviones, pero, como nos enseñó el gran Muñoz Seca -se incluye ‘La venganza de  Don Mendo’ en el programa de formación de la Escuela de altos estudios, en mi planeta- lo que no podrán quitarle nunca, es el miedo.

Lo que sí le han quitado es el sofá, que ha quedado hecho un asquito, y ahora ya no mola en la jaima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: