Diario de la guerra de Libia escrito por un extraterrestre. (3).

Creo que este diario va a durar poco. Ya he recibido una segunda advertencia, porque mis crónicas no reflejan la realidad que, al parecer, destacan otros corresponsales de la galaxia. Así que voy a intentarlo. Primero, los USA quieren irse, porque a han destrozado lo que tenían previsto. Segundo, el U.K. quiere el poder, y dice que hay que matar a Gadafi. Tercero, Francia también quiere el mando, o que los británicos no se lo quiten, pero matiza lo de cargarse a Gadafi, para no cabrearlo del todo. Nunca se sabe qué pueden esconder unas mochilas en un tren, o una maleta en un avión, o un protocolo en una sede diplomática. Cuarto, Gadafi decreta un alto el fuego. No va a decretar la invasión de Polonia. Quinto, esto no es como la guerra fría o la caliente, en como un jugueteo de maquinitas rompiendo los juguetes del vecino. Lo que pasa es que la gente se muere. Pero como de algo tienen que morir, pues da igual adelantarlo un poco. Sexto, nadie dice nada, en esas reuniones de gallitos, acerca de China, de Rusia, de Corea, incluso de Cuba, que por lo visto ahora sí respeta a los disidentes y todo eso. Séptimo, creo que la hija de Gadafi tiene más cojones que el primer ministro U.K., que manda desde un búnker mientras ella se pasea en coche descubierto por si bombardean. Octavo, el PZ español tiene cara de samurai en plena disputa por el bukido, y a punto de sacar la katana. Ha quemado la camiseta del ‘no a la guerra’, porque ésta tiene ONU. Noveno, para proteger a la población civil lo mejor dentro de poco será emular a Hiroshima. No a Fukusima, como ha comparado el jerarca europeo de la energía: ‘esto es apocalíptico’. Ha dicho. O sea que no sabe griego, o que sabe griego, porque ‘apocalipsis’ significa ‘revelación’, según mi diccionario de lenguas muertas. En el mundo, ahora que es primavera, las lenguas se van muriendo. Las lenguas de fuego, no, salvo las del espíritu, que ya no sopla donde quiere, sino donde dicen las coaliciones de guerreros con esmóquin. En 1478, la conjura contra los Médicis fracasó y Lorenzo de Médicis se dedicó durante un tiempo a cortar las cabezas de los florentinos rebeldes. Que no se repita la conjura de los necios. Lo mismo hizo el gran Fernando de Aragón con los barones napolitanos, cuyas cabezas puso en picotas adornando la entrada a los jardines de palacio del virrey. Nihil novum sub sole, creo. Por lo menos bajo este sol del sistema, que calienta lo suyo. No sé qué hace un periodista como yo en un planeta como éste. Los antiguos decían: ‘si vis pacem, para bellum’, y de ese aforismo sale la marca de una pistola. Si quieres la paz, prepárate para la guerra. Parabellum. En el 2007 España hizo un contrato de 2000 millones en venta de armas a Libia. ¿Lo ha cancelado o ya lo ha cobrado? ¿Quién paga el combustible de los F-18, del submarino, de la fragata, y de lo otro que pone España para defender Libia de sí misma? Creo que los parlamentarios, a escote. Uno de los países más privilegiados de este mundo se busca amos y problemas. Luego se tirará de los pelos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: