El sentido.

Durante toda mi vida había echado algo de menos. La gente que me conocía pensaba de mí que era un inconformista, pero yo sabía que era otra cosa. Por eso dejaba vagar mi mente e inventaba mundos; la fantasía llegó a ser mi realidad. En el último momento supe encontrar sentido a mi soledad y a mi imaginación: soñar la muerte y morir sin recelo. Ahora ya no despertaré y seguiré viviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: