Winter’s Bone.

Lo bueno de no saber inglés es que puedes traducir con la imaginación. Es lo que hacen con los títulos de las películas, hoy pelis, del mundo anglosajón cuando llegan a España. O sea, Biutiful. Bueno, es broma. Al ver la dulce carita de la chica en los carteles, y todas esas nominaciones, supuse que los tranlators se habían quedado con el nombre,  con el propio, o sea. Pero no: debe ser algo así como el hueso del invierno, que sí es crudo en los parajes esteparios del landscape fílmico, y también en los huecos de su alma. That’s America! He dicho lo del mundo anglo, porque sí es un mundo, es decir, que tiene muchos, pero todos en éste. La peli estremece, te enfrías ambulando con la prota por las gélidas laderas etcétera, a la búsqueda…El Grial, le temps perdú, el papá delator, ajusticiado por la familia. ¿Quién dijo que la Mafia es italiana? Ahora que no existe el idioma, vemos que todo es universal, incluso el valor y la necedad. Spinoza: nec lugere nec indignari, sed intelligere, o algo así, eso, que las acciones humanas no hay que aceptarlas o rechazarlas, sino entenderlas. ¿Y quién las comprende? Los excelentes directores del cine USA, incluso cuando se burlan de los clásicos. Para eso están, y lo saben. Los clásicos. La emoción, dice Ortega, creo, no viene transmitida por el arte, es algo que tienes tú y lo sacas afuera, quizás porque estás débil o simplemente porque te complace la emoción. Winter’s Bone no emociona, inquieta, es arte que deforma la vida mostrándola tal cual es. Como cuando presencias algo que te espanta, quieres irte, y en el cine, deglutiendo las imágenes de Bone, te dan ganas de dejarlo a medias, ya has visto bastante, una exageración, el mito de la buena chica que cuida a sus hermanitos en el bosque, pero ahí te quedas, y cuando sales te preguntas por qué. Cada vez que paso por un cine y veo su cara enmarcada en el gorrito de nieve, me pregunto si esas cosas suceden o nos las ponen en la pantalla para amargarnos la vida, como los anuncios de las ONG y los telediarios. Creo que ese efecto se da en algunos tramos de Eastwood y en los grandes, Coppola, y demás. A sufrir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: