El funcionario del emperador. (Historia de Li-Tao y U-Ti). 73

 

Entonces llegó la pregunta, y todo se rompió como un cristal helado, y las manos se cubrieron de sangre, que nadie podía detener:

 

¿Se puede ser honesto,

se puede vivir con lucidez

si continuamente se añora

lo que no se posee,

y eso es inevitable,

y el insomnio despierta

cada instante, aún más, esa nostalgia,

aún más el recuerdo de lo que no se tiene?

Nunca estará saciado aquel que quiere ser inmortal. Siempre estará triste.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: