El funcionario del emperador. (Historia de Li-Tao y U-Ti). 72

Te recuerdo

en un mar adolescente,

tú no lo sabes,

porque mis palabras eran olas

que se iban.

 

¿Te fuiste tú con ellas,

conmigo, algún día?

Inútil devenir,

inútil paradoja,

mientras yo te buscaba

tú mirabas al sur…

 

Me da miedo

esperar,

las alas del ruiseñor se detienen

porque llega el cazador

en silencio

y ya no vuelan mis palabras

buscándote

entre las ramas azules

de la noche.

 

No sabes cuánto te quise

porque habíamos mentido

a tus dueños,

habíamos inventado una excusa

para huir y encontrarme atado

a tu sonrisa.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: