Aforismos mádicos.

Pasó la vida corriendo, y cuando le llevaban en silla de ruedas, por primera vez sintió paz.

El cura aseguraba que sólo los pobres y los que sufren entrarían en el cielo. Luego pasó el cepillo de la colecta y puso el aire acondicionado.

Sólo vivía cuando soñaba, pero no se dio cuenta nunca.

La orquesta le miraba sin percatarse de que él no estaba allí.

Se pasó la noche dando tumbos, y al amanecer empezó a echar de menos su insomnio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: