El funcionario del emperador. (Historia de Li-Tao y U-Ti) 53

 

‘Al pueblo de los negros cabellos, de su Emperador’.

 

“Sabed, hijos míos, que he sido traicionado. La época de paz y de bienestar que trajeron los dioses –junto con mi proclamación como uno de ellos, el más humilde del Cielo- he terminado, y mi corazón se encabrita como un caballo loco…”

 

Así comenzaba el Decreto de U-Tang, cuyo nombre iba a cambiar por un tiempo –todo el que durase la guerra- por el de Quin-Di, ‘el primero de los siervos del pueblo’. Un título que iba a darle tanto honor que ya lo mantendría escrito en la última tira de seda, en su bonete imperial.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: