El funcioanario del emperador (Historia de Li-Tao y U-Ti). 42

 

En las habitaciones más umbrías del palacio de U-Tang se dibujan,  en el aire,  las historias de las gentes sencillas que ríen y sufren con el mismo sentido de la vida,  a la que aman por la única razón de ser.  Pero las gentes sencillas son volubles,  cambian y se alteran como soles de invierno.  Ellos adoran la grandeza que odian,  y,  al tiempo,  alaban y fustigan,  pues temen y admiran sin pretenderlo. Los dioses tienen parcos oídos para las plegarias de los hombres a quienes bastan ajenos reflejos.  No es malo inspirarse en lo mejor, antes bien, es necesario para despertar los pájaros dormidos.  Pero no así capturar y enjaular los cantos que han salido de otros labios.  Toda mi vida he tenido miedo.  No ahora,  cuando comprendo lo inconmovible del destino,  ante quien el futuro es un recuerdo preciso.

 

 

El destino despertará antes de que yo mismo,

sentado entre los juncos,

vea mi propia imagen caminar hacia el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: