El discurso del rey.

Cuando tanto buscamos materia que novelar, poemizar, guionar o teatralizar, y ahora que el arte es confuso, nos topamos con un tema que de ofrecerse a un editor español le habría provocado un ataque de hipo. Los ingleses son raros, claro, pero es que hacer una obra casi maestra de la relación entre el rey tartaja y su logopeda sin título, es ya demasiado. Eso prueba que es posible hacer algo magnífico de cualquier cosa. Lo de Narnia, al fin y al cabo, entretiene, lo de Gulliver, en fin, sin comentarios, el Turista no es ni mucho menos tan mala como otros opinan, y de dioses y hombres emociona, claro, sólo escuchando. Russel hace de antihéroe en los tres últimos días, que tiene nombre de apocalipsis. Y el discurso del rey compensa por toda la semana viendo cualquier telediario. Sales del cine mareado y angustiado, con el esfuerzo del monarca que llegó al trono porque su hermano era idiota, como casi todos, pero ese es un esfuerzo físico, porque el mental queda en el aire, o en la oscuridad.

Sin embargo yo quería hablar de otra cosa: de las dos mujeres. El hermano, que abdica por Wallis, mujer que le conduce al caos, eso sí, bien bebidito. Y el rey de rebote porque su mujer le conduce a sí mismo, y ese fue su triunfo.

Dos mujeres, como siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: