El funcionario del emperador. (Historia de Li-Tao y U-Ti). 30

U-ti mandó llamar una tarde a su atrung, el correo a caballo. Las princesas imperiales podían disponer de un correo especial. Le entregó un mensaje para Li-Tao.

 

-En las montañas del norte. Y tráeme la respuesta por favor.

 

El mensajero se inclinó, orgulloso. Serviría a su ama por encima de cualquier obstáculo. Y ese deber era lo que a partir de ese momento daba sentido a su vida. Los atrung vivían solos, siempre dispuestos, pero apenas unos pocos de ellos alcanzaba la gloria. Cuando ese momento llegaba, un entusiasmo infinito les poseía, algo que no cesaba más que por la muerte o el cumplimiento de la misión.

Poca era la diferencia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: