El jefe abrió los ojos como platos. (El rey…). 221

El jefe abrió los ojos como platos.

-¡Coño, Miguelito! ¡Esto es una bomba!

Y lo era. Literal. Una H. Fusión de plutonio. La de Nagasaky. Los vencedores machacaron a los vencidos para experimentar, porque la de Hiroshima era de uranio. Luego se inflaron con Dresde, echaron todo lo que había en los almacenes, pero era buenos, los buenos, así que podían matar todos los indios que quisieran, el paraíso aplaude y el mostacho del capitán se expande, como los fluidos de una mona en celo.

-Así que era eso -señalé los planos, tirados sobre la mesa, que parecían avergonzarse de tanto manoseo-. La última inversión.

Porque habría costado lo suyo. El mal no es gratis, se vende caro, como las putas de lujo.

-Apocalipsis, 13 -El Poeta sentenció. Desde que hizo el curso con los Testigos no había quien le parase en eso de la Biblia.

-¿Apo…qué? El boss era un poco lerdo, claro.

El CDF sopesaba, en ocasiones como aquella, qué hacer con sus descubrimientos. Cuando supimos que el gran Gilonin, el cuñado del Presi, usaba bisoñé, no llamamos a ‘El Fundo’. Y lo mismo cuando Almorozos, el cineasta, besó en lo oscuro al hijo del Puñales, un notición. Pero aquello era demasiado.

-Tenemos que pasarlo al Gobierno.

-Pues la jodemos. Esa panda no sabrá qué hacer.

-Es nuestro gobierno, Púas. Anda, rasguea el instrumento y piensa.

Nos tocó el Romance anónimo, con perdón. Se ponía nostálgico los viernes. El jefe suspiró.

-Todo el mundo quiere destruir el mundo… Menos Soraya Telas, la modista, que quiere vestirlo, y ese zumbado de Jristo o como se diga, que lo empaqueta.

Nos quedamos alelaos, o sea flipados, como si El Usuras hubiera entrado en el club con un cheque para ‘Médicos del mundo’.

-O hacerse su amo -apunté. Yo estaba en la vena práctica, que se dice.

-Así que mejor nos vamos al fútbol, o a echar un polvo y tomar unas cañitas.

-Un reality.

El jefe miraba alrededor, buscando el Valium.

-¿Un qué?

Lo de la tele, hombre. Tú llevas a alguien para que defeque. Es un decir. Simbólico, pero casi.

-Al fin y al cabo, esto es una mierda.

Lo había comprendido. Por fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: