Ponen en marcha las truleyes. (En la corte del rey de Castilla). 191

Fue entonces cuando decidimos poner en marcha la TRULEYES.

Como no teníamos a Kiasanguer o al último gurú -esos criados de Rocafeler– a mano, estábamos despistadillos. Habíamos sorteado mal que bien el adoctrinamiento como ciudadanos con chip –Maqui, la chimpancé nos lo advirtió pero como no era la tele no le hicimos caso- y fue entonces, en un retiro a las dependencias del Club, aquel invierno en que nevó tanto que no se veían los abetos de El Retiro, y la cúpula de La Almudena parecía una bola de nieve gigante, ideamos las Truleyes y las Leyes mádicas. El nombre se lo puse yo, más bien Odiseo, que lo copió, claro, de aquella gota de locura, cuando la vida florecía en las colmenas de Virgilio.

-Pon en tu vida unas gotas de locura.

Le pregunté a mi tío cómo se decía en verdad -es una frase de Alex, que habla como los predicadores- pero no se acordaba.

-A este paso el año que viene no me acordaré ni de cómo me llamo… Por cierto -me guiño el ojo- ¿tú sabes cómo me llamo?

El tío Amadeo medía el tiempo por estaciones: primavera, y eso; el tío Anselmo por años. El abuelo por meses. Alex por ‘amana’, que es mañana, en alejandrino, mis novias, después de estar conmigo, siempre dicen ayer o antes, porque añoran el tiempo pasado, y es que el tiempo es una forma de vernos, o de cómo nos ven.  También una esperanza, que es la forma más guay de la conciencia.

-Podemos leer una cada mañana. Como el santo del día.

El andalú era muy de rezar, como Silva, que enseñaba al niño lo de las cuatro esquinitas.

-No fastidies. A quién vamos a convencer con esos chascarillos… Y menos aún si decimos que las hemos inventado nosotros.

En eso estuvo el truco. Que fueran de importación, un documento secreto, only for your eyes, nada de copias, sólo para que te enteres tú, tío importante.

Pero no tenían mucho de especial. A mí me recordaban los diálogos con Gardfield. No, el gato no, el sereno de Maudes, cuando llegaron a Madrid mis abuelos, y lo dejaron escrito, un testimonio de los de antes, tipo Café Gijón, tipo Tertulia de Pombo.

Así que inventamos un autor, del CFR, un tinglado para las relaciones internacionales, y le dimos una copia a Lonsoles y a Mamen. Pronto circularon -only for your eyes- y hubo ediciones piratas, anti SGA, que era un reducto de los dinosaurios.

Pero lo mejor fue cuando llegó el poeta. Escuchó atentamente y luego dijo aquello de Maurois: Trata a las catástrofes como si fueran molestias, pero no a las molestias como catástrofes.

-Esto es una catástrofe. ¿Quién se va a tragar que lo ha hecho un infiltrado?

El poeta, desde que estudió al pelma de Le Carré, llamaba infiltrado a todo el que no era del Club, incluyendo a las damas de la noche.

Pero al final le gustaron más que nadie.

-Todo es doble. Y todo es un viaje. -Me miraba tras las gafas, pero no esperaba nada, ninguna respuesta, al contrario de los conferenciantes tímidos o novatos, que aguardan el beneplácito de la audiencia, o de los niños cuando contestan la pregunta del examen y observan la reacción del profe, a ver si la cosa va por ahí, a tiempo aún de rectificar, o el perrillo que te ve devorar el bocata y ladea la cabeza, te mira de soslayo pensando lo cabrón que eres, deseando arrebatarte la vianda, y luego darse un festín con tus tripas de humano abusabichos. No, El Poeta sólo miraba, porque así las palabras se deslizaban al tiempo que la luz y el pensamiento y le daba gustito observar todo eso, como Dios, supongo, cuando juega a los bolos con los planetas y demás esferas del universo.

-Todo es doble -repetía, porque, claro, todo era doble-. Y todo es un viaje.

Así me lo hizo ver, mirándome desde una distancia que yo entonces apenas adivinaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: