¡Elinor! ¡Elinor!… (En la corte del rey de Castilla). 157

-¡Elinor! ¡Elinor! Anda hija, date prisa, que llegamos tarde.

 

La joven miró a su madre como lo hacen todos los adolescentes pillados in fraganti. Dejaría para otro momento el chateo en la web de “hackers al poder”, donde había encontrado un nick apabullante “Es un amor”, le había dicho a su única amiga no virtual, la hija del jardinero de palacio. “Llegaremos como la última vez”, pensó. “Y para el caso, mejor ni vamos”, siguió pensando mientras se ajustaba su panty –que había vuelto a lo fashion- rosa con manchas negras y un par de descuidos o roturas tácticos, en el muslamen. El aerobic le había construido una anatomía contundente, heredada de su abuela paterna, pero eso equilibraba bellamente su figura rubia, de mirada triste.

 

Y luego estaba lo de M., el tímido. M.M.M. le había prometido llevarla en la Harley, de incógnito. Una escapada por la New N-VI, hacia de sierra. Luego bajarían a tope y entonces llegaba la paradoja, el subidón.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: