S.H. invitado de honor… (En la corte del rey de Castilla). 155

S. H. invitado de honor al homenaje a Stalin llegó al Paladium Matritense

 

en un helicóptero iraní armado con misiles Pluto IV, recién salidos de la fábrica de hidrosoluciones “Muley Adalla”, en los suburbios de la antigua Teherán, hoy Urbafalá.

 

 

– Esto de la distensión I-I (Iranoirakí) se debe al tanden M-Z (Matarinos/Zape) dijo Rucalbaba.

 

 

Le rindieron honores los virreyes de la U.E. coronada. Su majestad Carolus había nombrado plenipotenciario fuera de la Francia ocupada al Conde de Caradurod y al Señor de Aibaletxe, en dos residencias de Mónaco, por adopción. (Se rumoreaba algún flirteo entre Estefanía y el mayor de los varones del barón de Levy).

 

 

El Alcalde vitalicio Rugallón, del Neo Partido Ultrasocial de las tierras Altibajas, estrechó la mano del líder, gotearon restos de Kurdo machacado y un metano fétido, pero  cosa de nada. Un macroretrato del padrecito ruso, flanqueado por Canillete y Marallares, disecados con uniforme del soviet, coturno de falso oro de Moscú, presidía el anfi/teatro.

 

 

Patazero subió al estrado. Un podio copia del de la Plaza de Revolución de Fidel, experto en discursos monocordes, porque lo de Ribentrop sonaba aún a propaganda. Aunque eran los únicos partidos sin presentación, por perdedores.

 

 

 

El Rector de la universidad (a extinguir) Plutocense decoró con el toisón robado a los Borbones el velludo torso grisáceo del Gran Chií. Sonó la internacional y todos lloraron, incluso los camareros, reclutados de entre los titulados de las últimas promociones de BB.AA. y Filología.

 

 

Entonces alguien quemó la bandera –un antiguo imperio en declive- y puso el video a todo gas, flanqueado de un coro de 10.000 chinos y chinas.

 

Para desagraviar al osado, Patazero tuvo una idea genial, muy aplaudida en el hemiciclo, ya abandonado por todos los diputados ajenos al movimiento.

 

 

-Estamos en el XXV año triunfal. ¡Que quemen todas! ¡Y todos!

 

 

– Eso es como en el 34. Puede venir Paco con la rebaja. Lo de “todos” ¿es por los banderines o por lo p.c. ? O sea políticamente correcto, no personal computer, claro.

 

Patazero no pestañeó. Le meneaba la testa un reflujo del Parkinson político. Pero era un hombre decidido.

 

-Ya no hay quien arregle esto. Que hagan un auto de fe en Colón, que por cierto era genovés y no descubrió nada. ¡Vivan los pueblos indígenas oprimidos! ¡Y las pueblas, que diablos!

 

Flanqueado por los guardaespaldas del Seminario de Nobles Patazero entró en el Islam de la Expendeduría, a recoger su Novel de la Paz perpetua. Le habían transmutado la b de Nobel,  porque ya no se distinguía en la neopronunciación tudesca. El vencedor de la banda había dejado unos cuantos millones de perdedores en su antiguo país, hoy la federación de cantores de los pueblos y las tierra del oeste FECAPUTIO más conocido por “Mecaparion”.

 

Los chinos dicen Xipanya, algo del oeste y de un diente, así que vale.

 

-Celebramos el matrimonio homo  treinta y tres. Un éxito a casi dos por año, en este XXV año triunfal. Deberíamos incorporar el pájaro al escudo de la federación.

 

-No cabe.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: