Al tercer día no resucité, pero tuve un sueño. (Enla corte de Felipe). 139

No es cierto que para que las cosas salieran bien había que quererlas…

(Al tercer día no resucité, pero tuve un sueño).

 

Si fuera así USA habría ganado. Tampoco explicaba esa burla al destino que SADAM II estuviera inaugurando la UNIVERSIDAD ANGLOSAJONA DEL EUFRATES, y mucho menos -¿o era la excepción?- que el matrimonio CLINTON-LAWINSKY adoptara su segundo niño norcoreano, JIMPON II. Corría el siglo XXI, imparable, como todos hasta entonces, y yo la vi. Flaquita y sensible como un clon de HOLLY, la de CAPOTE, solo que esto era MADRID y la joyería de la esquina estaba en obras. La Alcaldesa TJ era la nueva amante del Presi LARGADÓN, al fin travestido de PSE, que perdió la “O” en las cloacas de su último congreso. Trabajo en la TORRE CHINA y entreno un grupo de fútbol femenino en el barrio. El resto es así:

 

PUSH -¿o era Tocama?-  había dimitido cuando la 6ª División acorazada en pleno se afincó en el sur de Bagdad y envió en containers de plomo el costoso equipo bélico –menos los prismáticos de visión nocturna, que tanto gustaba a los niños- con un manuscrito anglo-árabe y una grabación en DVD: “nos quedamos con las chicas”. Ellos sonreían y la foto de familia tenía un marco azul y un fondo dorado, que era el paisaje. El lobby judío que había cobrado ya de las ruinosas aseguradoras europeas el coste de las Gemelas, puso en marcha su imaginación y nombró a PUSH senior embajador extraordinario para O.M (¿Oriente Medio? ¿Organizar en millones?). ¿O era a Michaele?

 

Cada mañana el ritual de los estornudos, hasta sacudir el último sueño agarrado como un koala a las pestañas. Abluciones y frases que suenan como los primeros disparos de la montería. Era el único momento hogareño del día en la embajada.

 

La Alta República de España –ARE, are, como dijo el hermano del Presidente, o ARRE, ARRE según parodio el jefazo del PSE en la sesión depilatorio-circense, llamada así porque se arrancaban los pelos y no quedaba títere con cabeza. había nombrado, por fin, representante en la Corte del Faraón. Ya no era Egipto, convertida por su fusión con Libia y Argelia en ELIAR, la estrella de África. Las razas calés habían cruzado el Mar Rojo, aprovechando alguna columna de fuego que separaba las aguas, o sea, los transportes anfibios y con su abeja reina, NOEMÍ de las piernas largas, filtraron el contrato de mantenimiento de Gizeh, Keos, Kefren y Micerinos por 1.500 años. Lo suficiente. Claro que sabían que las partes contratantes iban a incumplir su palabra, pero eso era parte del contrato. Una secuela de la diplomacia. La historia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: