Barcelona-Madrid.

29 de noviembre, lunes negro, 5-0.

El Madrid no jugó al fútbol, hizo algo parecido, porque veía cómo jugaban los otros.

Tampoco corrieron… lo suficiente.

Ni taparon huecos en el ataque del contrario ni se los fabricaron en el propio.

¿Tiene algo que ver el entrenador?

No, en un partido. Hay que ver la trayectoria, impecable hasta ahora.

Yo creo que la culpa es de Valdano, por pedante.

Y ahora llegan los superhombres: ‘No podemos ponernos techo’, dice uno. ‘Disfrutaremos porque somos imbatibles’, dice el otro. Y así.

Como en Babel, cuando construyeron la torre y al final no se comprendían.

El Madrid tiene que construir su catedral. De momento, en Barcelona, se queda en favela.

Mourinho ha estado muy bien; antes y después. Como persona, porque como entrenador debe estar hecho migas.

Guardiola, que cada día se parece más a Valdano, sigue tan redicho y pagado de su propia suerte. La de tener el mejor equipo de fútbol que hemos visto en los últimos diez años.

Porque los de mi cole éramos mejores, y sin hierba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: