Si algo había tenido valor en otro momento… (En la Corte del rey de Castilla). 87

Si algo había tenido valor en otro momento, a Silva se le antojaba ahora como un sueño. Se sentía rodeada de vacío, como si la vida fuera un lienzo en blanco… sólo que carecía de pinceles, de pinturas, de colores. Percibía, eso sí, cada vez con mayor nitidez, los ruidos, la agresión de los olores, el recuerdo  que llenaba de inquietud sus esperas… ¿Y qué esperaba?

 

-Que alguien apague la luz.

 

Tal vez únicamente aguardaba la compañía anónima de una compañera de piso. Silva comprendió que, en efecto, cualquier tiempo pasado fue mejor.

 

-El vestido de novia sobre la cama, dorado por una luz solar.

 

Alguien debería hacer el horóscopo. Pero entonces cantó el gallo, y los rumores del mundo negaron por vez primera el beso de Judas.

 

La música de las esferas. En el frío seco de la noche, sus huesos felices restallaron con Carmina Burana. Más lejos, en el escenario de otro circo, un tostado gregoriano del siglo XVIII, una modernez extravagante, rumiaba.

 

A Silva le invadió el sopor de la depresión, asida, como un lactante a los pezones de su matrona. Decidió descansar, dormir, morir, tal vez soñar.

 

Y vio la calavera, asustada por la delgadez de Hamlet.

 

-Lo que necesitas es un bebé. Esa nueva vida renovará la tuya.

 

¿Quién habla? ¡Ah! Soy yo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: