En la Corte del rey de Castilla. 73

El tiempo transcurría como una alianza entre Diego y su memoria. Cada tarde, al retirarse, deambulaba perezosamente los anchos pasillos del Alcázar, se demoraba en las esquinas confundido casi con las sombras y en la penumbra, miraba. Un día le vio, jugando con un cachorro dorado de mastín. “Uno de los hijos de León”, el modelo de su gran retrato de familia. El pequeño no había nacido entonces, claro. De ser así, ¿cómo lo hubiera pintado? Tal vez jugando a montar sobre el enorme lomo del perrazo. El niño reía y en la cristalina voz se notaba toda la ternura del artista. Su retina fijó la escena, y en las semanas que siguieron a aquel encuentro anónimo –que ya no hubo de repetirse- la trasladó a un lienzo pequeño, de bolsillo, una impresión doméstica, parecida a la de la Villa Medici, hecha para acompañar a su dueño sin las torturas del traslado: él conocía bien, como aposentador, los gastos y el deterioro que las mudanzas de los cuadros suponían, un capricho  como si de los juguetes de un niño se tratase, algo sin lo cual a veces Su Majestad no podía conciliar el sueño. Tocaba las caras silenciosas, los muebles nuevos, acariciaba incluso el encaje de las puñetas y las redes de los escotes… Diego ya no se asustaba de nada, pero prefería que su amigo el Rey no tomase posesión de su pequeño tesoro, el retrato del infante.

 

– ¿Qué pintas, Diego?

 

El Rey había entrado en su estudio, silencioso y veloz, como un gato. Al artista le resultaba inexplicable esa agilidad en un cuerpo tan desgarbado y enfermizo. Parecía revestirse de lozanía sólo para hastiarle con ese ejercicio de espionaje. Al menos eso pensaba. Le contestó sin mirarle, por licencia del pintor en trance delicado y puntual.

 

– Unos apuntes de Su Alteza don Carlos, señor.

 

Felipe se afinó el bigote, echó una ojeada al lienzo y salió de la estancia donde apenas había entrado. Esta vez su paso por el dintel  fue renqueante y torpe, como correspondía a su apariencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: