Blog y demás.

Cuando uno decide adherirse al mogollón y hacer un blog por Internet, debe acatar las reglas. O sea, que esto es para comunicar y para intercambiar. Una cosa activa, viva, que imponga la participación. No sólo un mamotreto de páginas para la lectura o el solaz o la crítica o el despitorre o el cabreo, eso que conforma la cultura. Roturar un campo, eso también lo hacen los jabalíes, hozando a la captura de trufas, como Alex y yo vimos ayer en el bosquecillo de robles, junto a San Pablo. Pero hacerlo buscando la siembra, y que luego salgan los melones, pues eso es otra cosa. A veces lo obvio es lo más preterido, porque uno nada y se supone que los otros ven el agua. La página de adalid cultural adalidcultural.wordpress.com es eso, una página  para el desahogo literario de Amador García-Carrasco, pero no induce, por lo que se ve, a la participación, y eso no es lo previsto. Lo que yo pretendía al iniciarla el día 1 de enero de 2010, era dar a conocer mi pequeña obra y además mi pequeño pensamiento. En ese lapso de tiempo me han editado dos libros, en Difusión Jurídica, y nadie se ha interesado por mi creatividad literaria, que es mucho mejor. Este mundo de la edición está estructurado, encauzado como las corrientes  de agua, y nada se escapa a su control. Los francotiradores estamos condenados a la extinción, nadie nos llamará para decirnos: ¡qué bien disparas, chico!, porque ellos esperan que te ofrezcas, que aguardes, que olvides seguramente, porque hay cosas y personas más inmediatas merecedoras de su atención. ¿Por qué no aceptar también sus reglas? Los tímidos somos incapaces, necesitamos una oportunidad. En el caso de Difusión jurídica, la oportunidad se presentó con motivo de la presentación de un libro en el ICAM, y María Puebla me presentó a la guapa -aún no se lo había dicho- guapísima editora, quien delegó en las personas que muchos meses después hicieron posible, tras subdelegaciones varias, la publicación de mis libros, que son también suyos. No sé si los encontraréis, porque yo he preguntado sin éxito en varias librerías, pero os aseguro que existen y además son muy buenos: ‘Claves para entender y transformar el derecho’, y ‘¿Es posible un derecho justo?’. Venga, moveos que la alegría del alma es la acción y entre los dos no llegan a 45 euros.

Casi me editan ‘M’, el opus magnum de micro-relatos, pero deben haber perdido la copia, o se ha fugado. Los relatos breves más o menos originales, como ‘Diario de un chimpancé’ o ‘Mi psiquiatra y yo’, por ejemplo, o el ‘Diario de Anita’, yo creo que serían publicables, a la vista de tanto bodrio como se ve en los escaparates de las librerías, pero ve tú a saber qué criterios se siguen y cómo se llega a alguien que tenga que decidir según esos criterios. ‘Laura en el país de los asombros’ es ya un poco largo, y ‘En la corte del rey de Castilla’, pues le pasa lo mismo. Pero podría hacerse por entregas en algún suplemento literario, o algo así, digo yo. Y tampoco es un disparate hacerlo como narrativa. ¿Y la poesía? Yo no la veo ni mejor ni peor que otras, y aquí, en el pseudoblog, podéis comprobarlo.

Se me ocurre que todo esto lo hago para que podáis leerme gratis, y decir lo bien que lo hago. Bueno, no siempre. Hubo un anónimo que se enfadó mucho con el relato de ‘El moscardón’, y me puso a parir.

Una respuesta to “Blog y demás.”

  1. john Says:

    great one

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: