No sabíamos si era real, un simulacro, una simulación o una farsa. (En la corte del rey de Castilla. 57).

No sabíamos si era real, un simulacro, una manipulación o una farsa,

y de eso tenía la culpa de nuevo el sistema. Claro. Que cerraran la Universidad era de cajón. ¿Para qué sirve? Ya se aprende lo útil y lo práctico en las Escuelas técnicas o en las fábricas. Poco a poco iba creándose una población manipulada, una clase media que alimentara el monstruo de la burocracia y los impuestos, una especie de esclavitud gris. Se había logrado lo más importante: que pasara desapercibido. Todo era normal, ‘comme il faut’, que dijo Chapuchí, el presi francés cuando lo de Patacero.

Porque a eso iba. Al principio pensamos en el Club -sólo allí veíamos la tele o escuchábamos las noticias, porque Silva decía que teníamos que actualizar la información y no estar siempre ojeando La Odisea o transformando el mundo- que el frente anti PPP, Partido popular progresista, en la oposición, había comprado un nuevo programa de ‘humoristas al poder’. Le habían concedido el Premio Carlomagno al entendimiento por la palabra -no al PPP, sino al frente anti PPP- y fue a recogerlo un equipo de actores que representaba la comedia: ‘Matemos al fascista’, en la que el protagonista permanecía en pelotas cabeza abajo toda la función, mientras le arrojaban bolitas de papel y le llamaban ‘cerdo cabrón de derechas, hijo puta clerical y la puta madre que te parió te vamos a despellejar’. Muy aleccionador. Ya les había concedido el ‘Princesa de Asturias’, por ‘Saneemos el país: ahorquemos a los otros’, con música y letra de Vinina, la cantautora de moda.

Bueno, que me enrollo.  Es que Patacero presidente de los Estados unidos de Centroasia, era demasiado. Se había convertido al Islam recientemente: ya no soportaba, dijo, la hipocresía de la lucha lo del choque o de la contienda entre civilizaciones, y se pasó a la más desarrollada. Pero ahora, aprovechando el viaje del Papa excluyente -una vez terminado Malaquías, Roma estaba hecha un taco- Benedicto XVIII a Irán para canonizar al Ayatollah, como homenaje a la verdad de las religiones del Libro, acordaron la entronización, como en el Medievo. Los reyes de Galicia y Navarra fueron invitados, pero no pudieron asistir porque estaban en Ávila, la sede palaciega, pidiendo la mano de las infantas de Castilla. Sí fue el Señor de Bizcaya, pletórico porque acababa de firmar la compra de Iparraguirre a Francia, como lo de los rusos con Alaska.

La última fue lo del petróleo en Burgos. Una vieja explotación había dado el petardazo. Se conoce que dejaron flojo el muelle, se había comprimido como el monstruo de la fuente de Caillou, y Rataplán, Texas en la estepa castellana. Euzcadi dice que es suyo porque va bajo tierra y el suelo empieza arriba. Un experto se atuvo al Fuero del Bailío, que va a volver, como MacArthur.

Y Pemán sigue oculto, con Campmany, Muñoz Seca,Jardiel y Albornoz, de la mano de Castro, Don Américo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: