Educar a un niños… ¿No estará mal planteado?. (En la Corte del rey de Castilla. 50).

Educar a un niño… ¿No estará mal planteado?

Bien, imaginad una casa vacía, y un montón de objetos, muebles, utensilios… para ¿decorarla?. Al final, como los diseñadores “modernos” dejaréis los cuadros recostados en las paredes, sillas en rincones, como semáforos o guardianes, camas aguardando que por los ventanales entre o se vaya la luz para descansar. ¿Hay alguien de acuerdo con vuestro estilo, esa disposición de las lámparas y el chiffonnier –si es que sabemos exactamente qué es eso, y no es una raza de gato- o el tono de la pintura… Pues un  niño es infinitamente más complejo que ese espacio muerto, que vive sólo con tu calor y no por sí mismo, que ni siquiera es una porción de la naturaleza que podría, por si misma, alcanzar significado. Un niño eres también tú.

 

Y ahí comienza el secreto. ¿No lo dijo Jesús? “Si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. A mí eso siempre me ha sonado a Peter Pan, o sea que lo copiaron para Peter Pan. No es malo copiar, lo bueno, desde luego, como cuando Harry Potter acude a los ancestros y a los mitos, a veces la única verdad. Cuando Anita dice que quiere ser siempre niña. Alejandro aclara:

-Entonces tienes que irte al País de Nunca Jamás.

 

Ser padre mayor tiene sus ventajas. ¿Qué es ser padre mayor? Digamos que no tiene nada que ver con el carácter, o el estado de ánimo, o la energía vital. Sólo con los años tal cual, que imponen un cierto aspecto físico y conllevan una historia, maestro de la vida. Pero ojo: eso no significa que los padres mayores hayan aprovechado bien sus enseñanzas. Los padres mayores a veces no lo saben, no saben que lo son.

 

El caso es que lo de la educación de los niños es una paradoja. Poco a poco vamos alejándoles de su lenguaje, de la forma cristalina en que se entienden con los ángeles.

-Pamplinas –dice la psicóloga- porque ellos son realistas. Necesitan tocar el mundo.

Los padres en general somos malos pedagogos. Los padres mayores han descubierto el amor en la pedagogía. Por eso les llaman, maliciosamente, abuelos.

O sea, que esto tiene mala solución en el tinglado…

 

Cerré el libreto pensando que era más de lo mismo, aun sin saber exactamente qué era eso. Y es que yo pienso sin pensar, me viene a la cabeza algo y sé que van a meter el gol. Me anticipo como los pájaros en las tormentas.

 

Devolví el manuscrito al tío Amadeo, sin comentarios. Tampoc debía esperarlos, porque sacudió la cabeza como si le hubieran robado la música del ‘Romance anónimo’-

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: