Biblioteca infantil del Nicolás Salmerón.

Esta tarde hemos ido a la biblioteca. Tenemos malas costumbres en casa. Tres niños, el mayor de diez años, y un padre que aún lee. Nos recibió el cancerbero tras la mesita de las concesiones, que utilizan como si expidieran salvoconductos al Paraíso. La ventana abierta de par en par, y la calefacción a tope, señal de coordinación y equilibrio. De todas formas entraba un airecillo gélido, y todo el mundo tenía el abrigo puesto. Al parecer el guardián tenía calores. Pasamos un rato tenso, observando cómo regañaba a troche y moche, hacía comentarios en voz alta acerca de lo que desorganizaban los visitantes, mayores incluidos, y mantenía una férrea vigilancia, con profusión de señales y avisos, para que se mantuviera su ortodoxia. Un papel de pegatina sobre la mesa motivó otra regañina. Un sello de fechas mal puesto -del que el usuario no es ‘culpable’- sirve de excusa para que el lector sea  tratado como si volviera la Inquisición. Perdonavidas y malencarado, el broche final fue llamar la atención vocingleramente al padre porque al parecer se habían dejado semicaidas las pelis de una fila de videos. Imaginad la escena: ‘¡Oiga, vengaaquí! Y le muestra la estantería, con el pecado capital del estuchito derrengado sobre la balda. ‘Estás exagerando esta tarde’ -le dije-. ‘Quizá necesites tomar algo: un tranquilizante’. Es el candidato ideal para el control de una librería infantil. Seleccionado, posiblemente, de entre muchos candidatos con grado en documentalismo. Le llamaré cuando abra el jardín de infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: