Retorno. (Micro-relatos).

 

RETORNO

No era el bello paisaje inventado por los recuerdos felices. Las casas sucias, el río seco, ajados verdes, pardos transeúntes. Pero era su pueblo y lo amaba. Había acudido después de aquellos años perdidos, para recoger su alma. Recorrió los viejos caminos, que ya no le conocían, gritando su nombre. Cuando llegó la tarde la vio. Era una sombra o un destino, fugaz y políglota como el asesor de un califa. “Ahí está”., gritó persiguiéndola, iniciando al menos el salto a sabiendas de que el vacío no existe. “Es una aporía”. “No, sólo es una paradoja”. Tomó la infusión de hierbas, pero seguía picándole burdamente la entrepierna, luego el pecho, los muslos que no conocían las tostadas hojas de Vuelta Abajo. Los aires del pueblo le habían devuelto aquella torva alergia. Tuvo que marcharse de nuevo, advirtiendo, eso sí, que volvería.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: