Mineros vivos: la asunción de los treinta y tres.

¡El mar, el mar! Gritó así el vigía de los diez mil de la Anábasis. Habían regresado, y allí estaba su premio. Zalata, zalata! Se nos cruzan los cables sólo de pensarlo y memorarlo. El más pequeño de ellos es ya un héroe, pero quien ha logrado -seguro que existe el líder- cohesionarlos y mantenerlos intactos es un caudillo. Bueno, no se me ocurre otro nombre mejor así que admito réplica. No habrá más iniciático viaje que este al Hades y de allí al Olimpo. El Ave Fénix, esta vez, no resurge de sus cenizas sino de su propia vida, el aliento de un moái de Rapa Nui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: