Sergio Ramos

En la cutre entrevista a la selección española de fútbol -se llama así, creo- un catalán de pro, preservador de las esencias de los almogávares, pidió a Piqué -no sé si estaba pactado, porque había un cierto tufillo a churrasco- que contestase en catalán. Esa lengua, un vaso de agua clara, que recordaba Campmay del gran mosén Cinto o de Plà, no recuerdo bien. Los castellanos, los andaluces, los extremeños, incluso los gallegos, amamos de siempre a Cataluña. A pesar de algunos catalanes: ‘¡desperta, ferro! Y entonces llegó Sergio, y con un par le dio el corte que puso las cosas en su sitio: ‘Habla en andalú,  ya que parece que no te gusta el castellano’. En el ADN de hoy, mi prensa de cabecera, Mariola Cubells dice que no les queremos. Y luego dice que no es catalana. Yo la quiero, claro, y por qué no. ¿Sólo porque tiene manía al pobre Camps? ¿O porque da clases particulares de educación sexual? ¿O porque Serrat la ha hecho feliz, que ya tiene mérito?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: