Micro-relatos. (Predatus, Pasta, Palabras, Pureza, Vid, Alice, Errans, Plenus, Plaga, Lejanos, Visita).

PREDATUS

“¡Ahora!”, dijo el visoncillo.

PASTA

M. rebuscó en los bolsillos. Junto a las píldoras para la tensión, varios billetitos de colores con europas de diseño, un pañuelo algo marchito y dos tickets de bus. “Estaba aquí, seguro”, le dijo a la visa de plata recordando el color púrpura. “Era de 500”. Lo había lucido en la barra del café, como Gregory Peck en la peli del millón de libras. “Se ha ido”, respondió el patético banquero, sin arrugarse.

PALETOS

M. recorrió los últimos lugares de neón y arco-iris. La ciudad se reflejaba en los cristales de rascacielos insomnes. “Paletos”, dijo. Y recordó con nostalgia la savia tosquedad de los pueblerinos. En los restaurantes de lujo y en los lugares de moda flotaban euros como luciérnagas yertas. “Se te han fundido las almas, big city”, apuntó mientras estrechaba la mano gorda de Wells, ambos mirando al tercer hombre.

PALABRAS

M. recordó ‘trazabilidad’ y ‘a nivel de’, pero olvidó ‘empleabilidad’ y el otro con un ‘ciudadanos y ciudadanas’ ganó por absoluta.

PUREZA

¿Recuperar la ingenuidad o ser feliz?. M. recordó a Mallarmé: ‘Nada permitido puede ser puro’. Aun así no firmó…aunque eso no le devolvió a su infancia.

VID

“¿Qué tal vas de ADN?”. La cepa se irguió. “Yo no tengo de eso”. M. sacudió la probeta. “Pues van a clonarte. El mercado, ya sabes”. El viento seco huía de septiembre. Terras gaudas, quizás. El otoño asomaba con su olor de estambres. “Espero que a mi pareja le guste la música”. M. no la comprendió.

ALICE

“Ya hay bastantes tontos en el mundo”, dijo M.. Y rompió el espejo.

ERRANS

Habían pasado deprisa. M. contó justos los siete años y bajó al puerto. Le seguía una niebla gris, el traje del otoño. Un albatros cruzaba el poniente, seguido por los rayos dolientes del alba. Pero cada vez a M. le costaba más amar.

PLENUS

M. regó el arbusto, que florecía con frutas rojizas. “Pareces un madroño enano”, le dijo, pero no le contestó. En el pleno la opositora se quejaba: “obstaculizan el paso”. M. puso en el acta: “sustituir ornamento floral por caca de perro, en acera, a petición de parte”. El alcalde había firmado sin mirar.

PLAGA

Cuando masticó las alas creyó que el melocotón tenía piel de uva.

LEJANOS

“¿Se han ido?”. “Si”. “Pero aún los siento”. “Claro”.

VISITA

“¿Gallinas o palomas?”. “Zurean, parece”. Menguaron las voces en el patio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: