Cuentos. (Laura en el país de los asombros). 129

LUZBEL sonrió.

-La lucha entre el bien y el mal… ¡Romántico, sí! -Acarició el cabello de Alex- ¿Y tú crees, de verdad, que ganan los… buenos? ¡Qué aburrido! ¡Y es que pasáis demasiado tiempo difamándonos!

-¿Cómo?

-Sí, ya sabes: lo siniestro, lo sombrío, estás endemoniado, ‘porter le diable en terre’, cosas así.

-Y los ojos y las garras -dijo Anita-. Como si fuerais monstruos.

Belial rió. Luzbel hizo un gesto con la mano.

-Demasiado esfuerzo para modificar el pasado. Inútil para cambiar el futuro. ¡Un teatro, con sus falsas bambalinas!

Alfonso le interrumpió.

-Quieres convencernos de que todo está… previsto para que vosotros dominéis el mundo.

-El universo, chico. El universo, un pequeño regalo del Creador. Se lo jugó a cara o cruz. Vosotros erais la moneda, claro. ¡Libre albedrío! La única fuerza capaz de alterar los destinos. ¡Y creía que podríais usarla para ser… como decirlo… bondadosos, solidarios…Uff.. qué huecas palabras… En fin. No funcionó.

-¡Pero si vino Jesús!

Luzbel se echó a reír. Atronó el recinto.

-¡Un timo! ¿En qué han cambiado las cosas? ¡Ahora hay un nuevo tinglado sobre sus espinas, y más ocasiones de probar la falacia del hombre!

Un solo lugar, un imperio de los cuerpos y los sentidos. ¡Y las almas, en todas sus formas! Un solo líder.

Alfonso resopló.

-O sea,el IV Reich… a lo bestia.

-No, mi preciado necio, no. Deja que tu mente duerma… No será difícil: casi la mantenéis inactiva por sistema. -Rió con desgana-. Una insensata cualidad, que no podemos desdeñar… Bien, déjalo fluir, como dicen los snobs, a lo largo de un enjambre de pensamiento…

Laura le interrumpió.

-Los enjambres están organizados, LUCI -se permitió el epíteto burlón, porque estaba bajo el escudo de RAFAEL- así que…

-Así que la mente ya se encargará de seguir una línea más o menos discontinua entre ellos… y desorganizarlos. -Golpeó sus muslos, envueltos en púrpura y tafetán oscuro-. ¡Es vuestro sino!

Pensamientos desorganizados… -Laura arrugó el entrecejo-. ¿Qué significado tenía eso ahora? Tal vez… Sí… Era una clave. Lo que el MAL quería era ganar la batalla de la mente. Transformar el libre albedrío en un esquema de resortes, como los reflejos condicionados.

-Como la servidumbre de las drogas. Los efectos secundarios, el rebote, la dependencia. Sí.

Laura se volvió. Frente a ella revoloteaba IRIS, el HADA DEL JARDÍN TRANSPARENTE, el de los niños que tejen la seda del gran IRBAN, la araña madre, grande como un satélite de Urano. DEIMOS Y FOBOS, huecos,albergaban sus capullos.

-¡Ah, el placer! Si supierais hasta qué punto de eso que así llamáis siento YO… Luzbel… -se marcó a sí mismo un índice directo al esófago- disfruto dominando la mente… -Sonrió-. ¡Incluso la mía!

Alfonso se dirigió al Señor de la Noche con cierto aire triunfal.

-¡Entonces no tienes más que esperar! La técnica te lo dará todo… Con el tiempo.

Luzbel reflexionó un instante.

Lo he pensado… Y lo he previsto. Pero serán otros quienes utilicen esos… medios científicos…. ¡Son vulgares! Yo soy un artista, mi pequeño ingeniero… ¡Un esteta! Mi dominio es una… ilusión…

En ese momento, como cuando las cosas se iban formando en el vuelo del PÁJARO SOÑADOR cuando Laura las pensaba y pensaba- aparecieron unos hologramas. Parecían tan reales que sólo las sombras en el perfil de las figuras delataban su invención. Eran Houdini, el escapista, y otros grandes magos, LANCE BURTON, DAVID BLAINE…

-¡Pero una ilusión real! Combinando determinados ingredientes, en su medida, el cóctel es más… exquisito.

Laura miró a IRIS. El hada asintió.

-Ya podemos controlar la mente, Luz. Ahora lo estamos haciendo, con la telepatía.

Luzbel suspiró con desgana.

-¿De verdad sois los elegidos? Una fórmula vistosa. -Hizo un recuento con el índice sobre la palma de su mano- Un libro que habla. Una piedra que sueña… Y un pensamiento triangular. Cosas raras. ¡Y ahora esto! -Miró a Alex- ¿Sabes lo que hay en la cabeza de tu hermanita? -Los ojos de Anita se abrieron y cerraron deprisa. Luzbel vaciló- ¿Y en el cerebro de esa niña? -La miró apenas- ¡Algo más poderoso que la antimateria! ¡La percepción de la verdad! Nada puede ocultarse a esa pizca de células que sólo poseen ciertos portadores durante cierto tiempo. ¡Yo he manipulado a vuestros ángeles para que me los traigan! En bandeja… No os preocupéis. Cuando pasa su tiempo, desaparecen. No sirven… Y no afectan a nadie. ¿Sabéis eso de El Limbo? Una especie de reserva… Como los cinturones de anticuerpos.

¡Células madre… psíquicas! -Pensó Laura-. Luzbel la miró como si adivinase su pensamiento. ¿Lo estaba haciendo? Ya era tarde para intentar ocultarlo con palabras, pero lo intentó.

-Nunca podrás contra todos. Está el cuerpo místico, el gran espíritu.

-Ya estamos… Hablas como los guionistas de las pelis del oeste, mi niña. ¡Supersticiones! Una masa tan variada y tan mezquina… no puede formar sustancias valiosas. Es la ley de la conmutación de los sistemas.

Alfonso rezongó. Luzbel tenía razón. Entonces, ¿cuál era el fallo?

Anita suspiró.

-Él lo arregló todo. Se llama Redención.

Todos callaron. Luzbel asintió.

-Puede ser… Pero mejor, pudo ser. Sólo que lo rechazasteis.

Parecía serio, como meditando una posibilidad lacerante.

-No tengo más tiempo.

Cerrando los ojos, desapareció. Alex salió corriendo. Fue tan rápido que los GUARDIANES DEL ESPECTRO tardaron un segundo en reaccionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: