Clive Owen

A partir de ahora voy a ojear y hojear el ADN cada mañana, por si escribe Lucia Etxebarria -sin acento; antes me confundí y le coloqué una ‘e’ en la barria. Perdón-. Para la historia de las religiones. L.E. tiene un dios, que es el Clive, y dice contar con muchos adeptos. Opone esa fe a la de los católicos, porque dice que ella fue ultraeducada y eso le dejó estigma, y no sé que de parámetros. En el último párrafo de la homilía dice que España tiene menos empleados públicos que nadie en la UE, y es que lo de las estadísticas se le da fatal. Hace números, y le cuadran para que los católicos -no sé si llama así a los que van a misa o sólo a una parte, por lo de las estadísticas- sufraguen la visita de su prelado, como llama a Benedicto. Pues vale. A ver si escribe mañana y me río otro poco, que está el tiempo mutante y ya me duele la atrosis. L.E. va a ser mi terapia, y ella sin saberlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: