Cuentos. Laura en el país de los asombros. 108

Sintió de nuevo la necesidad de ir. Alex abrió el camino, o la puerta quizás. Y por ella había entrado una mano que la empujaba.

Pero aquella noche fue algo definitivo.

Se despertó, sentada en su mesa de trabajo. Tenía entre las manos el cuaderno de dibujo y un lápiz de cuatro colores. Miró la hoja. Los trazos mostraban un mapa. Nombres que nunca había oído, ni imaginado, ni soñado. Lugares que enlazaban ríos, o tal vez caminos, montañas y cuevas, lagos, ciudades.

-¿Pero qué es esto?

Había oído hablar de la escritura automática… ¿Debería contárselo a alguien?

Y aquellos sueños… ¿Son sueños de verdad? El Pájaro soñador, que viene pintiparado, claro, pero debería tener otro nombre, porque le vendría mejor Alas grandes, o Sillón gigante, o…Buenazo gruñón, como el enanito de Blancanieves, pero al revés. ¡Aún no conocía el País de los asombros, y ya estuve en él!

Y ahora… Estaban a punto de perder la casa, iba a echarles. Papá se ha ido, y todo está triste, como si alguien a quien quisieras te odiara, o cuando mamá y la abuela se ponen malas a la vez, y hasta los canarios dejan de cantar.

El mapa… Laura sonrió. ¡Al menos no era el mapa del tesoro! Allí no había doblones de oro ocultos, ni joyas rapiñadas por los corsarios, ni fajos de billetes comidos por los ratones. Nada de eso le importaba, ahora que había descubierto el valor del cariño. ¡Con eso se llega a todas partes!

Ese plano… Era como un cuerpo vivo, con sus venas, surcos trazados por el lápiz dirigido quién sabe cómo, y unas líneas entrecruzadas que…

-¡Ya sé dónde está papá!

Alfonso movió la cabeza, cariñosamente.

-¡Pero si papá está muerto! Laura, no seas tonta, déjalo. Tenemos que hacernos ya a la idea… Él nos lo dijo muchas veces… Es una parte de la vida.

-¡No, Alfonso! Es otra cosa, créelo. ¡Lo he visto! Como si estuvieran pasando ante mí un a película, todas las imágenes nítidas, todo encajaba. ¡Siempre estuvo allí, con Luzbel! Pero nos habían engañado. No fue su esclavo, al menos no siempre. Se rebeló, y le condenaron. Su condena fue perder la lucidez. Pero estoy segura de que si nos ve la recobrará… Y volverá a ser el mismo.

-Eso es imposible… Nadie se recupera cuando le toca el… bueno, ya sabes…

-El mal. Me estremece hasta mencionarlo. Pero no es el momento de ser cobardes. ¡Hay que hacerle frente! ¡Vamos a por él!

-¿Como Indiana Jones?

Laura resopló.

-¿Y cómo si no? Tú ya te vas haciendo mayorcito…Puedes llevarte a Aris, para que cuide de ti.

-¿Y los peques?

-Mira, Alfonso. En esta historia hay algo raro… ¿No lo ves?

-Creía que me daba cuenta yo solo… Es como si estuviéramos dentro de otra.

-Como si nos estuvieran contado nuestra vida, o la de otros, en la que estamos también…

-Las Mil y una noches…

-Harry Potter.

-Historias cruzadas, Chaucer, los cuentos de Canterbury, Passolini, Auster.

-¿Pero qué dices?

-Imagino, hablo en alto, supongo, o sea…. ¡Estoy en ascuas!

-Bueno, y eso de la historia dentro de la historia, ¿qué significa?

-Ni idea.

-Bueno, lo que me intriga es… ¿qué pretendía Luzbel?

-Estar en todo. Estar en todos. Formar parte de todos los seres, animados e inanimados, materiales y espirituales, reales y ficticios.

-¡Eso es imposible!

-No: no lo es si ‘algo’ controlase todo, una especie de unión con el principio y el fin, que todas las cosas precisan.

-Para existir y para ¡no existir! ¡Por eso iba a dominar la muerte!

Alfonso movió la cabeza.

-Que te desenroscas, hombre.

-Es que… se me escapa… Puedo entenderlo, pero no… comprenderlo… Como si rozase dimensiones en las que no puedo entrar, pero que me saludan, como un niño al despedirse. Ingenua y poderosamente.

-Porque lo vemos desde un aspecto de lo real. Pero Luzbel puede ver todos esos aspectos.. meterse en ellos, sólo a través de ese hilo conductor.

-Un ACH infinito, eterno… Algo así.

-Pero -dijo Laura- ¿eso no existe ya?

La miraron con estupor, o eso parecía.

-Un milagro. La resurrección, como milagro máximo. ¿Existieron, no?

-Eso dicen.

-¿Y eso no es más diabólico que celestial, por ponerlo en lenguaje… académico?

-¡La generosidad! Esa fue la clave de la decisión. Dar ante todo, no

reservarse ni siquiera una porción de… lo que fuera que otros pidieran…

-Una opción humanamente imposible. Ningún ser humano sería capaz…

-No sin ayuda. Pero con cierta predisposición.

-¡La de los mártires! No se me ocurre otra palabra, ya que me refiero a quien da su vida por otro.

-Eso hacen también los 007, y los kamikaze del emperador, y las juventudes hitlerianas, y la Legión, y muchos para quienes Dios es otra cosa.

-Bueno, yo estaba pensando… Las madres embarazadas, de riesgo, algunos misioneros, no sé… Hay ejemplos tan contrarios.

-Eso generó un campo de fuerzas que seleccionó a los elegidos.

-Pero como la inspiración… tienen que estar preparados para cuando llega.

-¿Y nosotros? Los peques. .. ¿Y el país de los asombros?

-Necesitamos muchos siglos de… formación, y un escenario. A lo largo del tiempo han surgido mundos en todas las galaxias, y otros contra ese tiempo. Pero nada lejano es imposible de alcanzar. Los héroes son personajes de comic si los comparas con los luchadores del espíritu, con los seres mágicos.

-Bueno, pero se nota menos. No me digas que sólo tiene mérito lo que no se ve, o lo que está al otro lado, esas cosas. ¡Nosotros porque hemos sido testigos! Pero muchos ni se enteran Sólo lo sufren o lo gozan.

-No es eso. ¡Claro que importa! Y cuando no es violencia lo que quiere enseñarse, todo es ejemplo. Incluso la derrota. Lo que quiero decir es que cada suceso se afincó en el universo y en la mente y se creó -o desarrolló- figuras y seres y conceptos que El Eterno hizo recalar en un mundo cercano. Puede decirse que en el mismo que pisamos cada día.

-¿Un mundo paralelo?

-No. Un mundo idéntico a sí mismo, un reflejo de la curvatura del espacio sin fronteras.

-Mente, materia…

-Y seres reales, que se renuevan con la conciencia de que existen y sirven. Y que nos conocen.

-Y con esa ciencia que inventaron los FELAYM CIENTÍFICOS… ¿Cómo era?

-La FÍSTICA. Sí, y algún raigón tiene en la lógica. La buena alimentación, la tranquilidad, el equilibrio. Unión de lo material y unión más o menos espiritual con lo que no puede… tocarse.

-Se llama buena vida. Y no es una ciencia… esotérica precisamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: