Cuentos. (Laura en el país de los asombros). 107

EXPLICACION DEL SORTILEGIO

-Utilizan a los peques para las fórmulas. En realidad no existen; están en uno mismo.

Alex dormía plácidamente. Anita le acariciaba el pelo.

-¡Cuánto siento haberme peleado con él! ¡Es que me rompe todas las cosas cuando se pone burro!

-Está débil ahora. Pero se recuperará. ¡Gracias al Shiva y a Laura! Has sido muy valiente -dijo el hada Consejera. Luego miró a los demás-. Bueno, todos lo habéis sido. Un diez, como dice mamá.

-Yo tengo un cero -gimió Anita-. Porque no le di mi lengua de gato.

-Ya lo harás. ¿Sabes? Tenemos suerte… En el País de los asombros el tiempo que piden los niños vale el doble.

-¿Cómo? -preguntó Alfonso-. ¿Quieres decir que no se cumplen las ecuaciones de la física?

-Bueno… Yo sólo sé que no sé nada… Y que eso es así. Por allí -señaló el horizonte, que era plateado, como la capa de pelo de un visoncillo- podrás estudiarlo, si tienes curiosidad, porque pasarás unas horas con el Maestro.

Papá llegó a la serenidad

después de comprobar que jamás podría combatir sus defectos, porque eran él mismo. Y que el Mundo -Luzbel agit- es un coladero de mierda para incautos. ¡Qué trampa tan grande ésta de la libertad! Proteger del Mal, ése es el camino, para que cada uno, llegado el momento, cultive sus propias rosas. Papá se fue porque había defendido la libertad y supo que se había equivocado y que era imposible volver atrás. El tributo de Dios para amar y que le amasen, pasado a Luzbel, fue eso que llamamos el albedrío. Con él se cometen las mayores atrocidades. ¡Peor que la salvaje y dirigida naturaleza!

Recordaba muy bien la última charla, que tanto se pareció a una despedida.

-Bien, nos han manipulado… pero sólo hasta cierto punto.

-¡La persuasión de quien está seguro de sí mismo!

-Y de lo que quiere.

-¿Y el albedrío?

Llamadlo así… o autodefensa, miedo quizás. Pero el dominio absoluto sobre la mente y la capacidad de decisión de otro no existe. ¡Es un imposible metafísico! O sea, que nasti de nasti.

-Los mentalistas, la hipnosis, todo eso, se hace con quien lo desea.

-La voluntad puede dormirse -como decía Machado, en una noche de luna- pero no extinguirse… Salvo…

-Salvo con la droga.

-Pero ellos no pueden envenenarnos. No va con su estética. No son asesinos orientales amañando combates de ‘VUSHU’.

Alfonso recordaba un hecho heroico. El gran HO-MIN fue envenenado en su combate con TANAKA. El gran maestro japonés se dio cuenta y lo declaró vencedor. Honor ante todo.

-Sí. El honor hace de la derrota un triunfo.

-‘Una buona morte tutta la vita honora’.

-D’Annuntio, Dante… Bueno, cosa de italianos. ¡O sea, una belleza de expresión!

Rieron. Pero aún no se había disipado la duda, que crecía angustiosamente. ¿Eran libres para decidir? ¿O instrumentos de otros seres o de mentes poderosas? Al fin y al cabo, si hacían lo que consideraban mejor, nada podía reprochárseles. Pero ¿era esto suficiente?

-Coincidencias significativas?

-¿Qué?

-Cuando se dan unos hechos que parecen casuales y poco a poco se va determinando… que hay una relación entre ellos, digamos, ‘provocada’…

-Pero tan sutil que no se detecta la influencia de nadie. Sólo ansiedad.

-La ansiedad es independiente de quien la causa.

-Y la felicidad de quien la proporciona. Somos tan egoístas… Tanto en el mal como en el bien dependemos sólo de nosotros mismos.

-Y de cómo asimilemos o nos adaptemos a los demás o a lo que ocurra.

Papá, por ejemplo. Cuando Alex se caía y se hacía daño siempre buscaba un culpable y se enfadaba, pero también huía. Porque no aceptaba que a él le pasara algo malo… en una persona inocente y que quería tanto. Luego se lo dijo a Laura.

-Pero no se iba por eso. No huía. Es que cuando algo te sobrepasa hay que cortarlo y para eso se toma una decisión o se toma un Lexatín.

Se organizó un jolgorio, o algo parecido, en el que cada uno hablaba de sí y de los otros al tiempo. Pero riendo. La risa corta el miedo en trozos como una tarta o une los hilillos dispersos de fuentes que forman así un abrevadero para el descanso, la sequía del alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: