Poemas. (Suceden cosas como ésta).

SUCEDEN COSAS COMO ÉSTA

En el vago atardecer, ocaso

del silencio, del sueño, de la rubia

añoranza, me recuerdo

siempre gris y de nuevo anochecido.

Me pregunto con reproches de sombra

bajo los párpados lentos

cerrados de la tarde casi yerta,

el rumor de la luna inquietando

los cristales cubiertos del poniente,

y sólo encuentro mis lágrimas,

las que me llaman desde la eternidad,

las que odian el reflejo de su ira

apagada en la historia mínima,

en la banal candileja de los días

sin bruma y sin paisaje

con que cubre mi alma la mirada

y los huesos y la fuerza de la muerte.

Cada instante es una angustia

que perece y renace acusadora,

una larva ingrata que no sacia

su apetito ciego

con los últimos despojos de mi vida,

con el atento y cedido espino

que construye las cárceles vacías,

los rumores alados,

la esperanza de que algo sea verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: